Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTOLOGÍA DE BABEL | EL MAGISTERIO DE UN POETA

Dos poemas de 'Los campos Elíseos'

Otoño en Málaga

HUÉSPED ligero el otoño llega

silencioso hasta Málaga. Yo rezo

por sus vendas benéficas de lluvia

fajando el dulce corazón maltrecho

del verano y su carne. Beso llamas

en las murientes hojas del recuerdo.

Adiós, fría glorieta. Sobre el banco

extiende octubre harapos verdinegros.

Caen frutos y pájaros. La niebla

cicatriza los besos.

Gran Vía

¡EH, compañero! ¿Buscas

al Cristo?, gritó alzándose el mendigo

predicador en su hacienda de andrajos

del banco donde duerme,

a espaldas del benéfico Caballero de Gracia.

Tuve miedo en la noche, por si fuera

el Cristo mismo, ebrio, quien me hablara,

y lo negué tres veces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2006