ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 17 de abril de 2006

Filipinas conmuta la pena capital de Larrañaga por cadena perpetua

Exteriores confirma la salida del español del corredor de la muerte

/ Manila / Madrid 17 ABR 2006

La familia del hispano-filipino condenado a muerte Francisco Larrañaga, de 29 años, se sintió ayer "aliviada" ante la confirmación oficial de que está en una lista de 1.000 presos a los que se ha conmutado la pena de muerte en Filipinas. La madre de Larrañaga, la filipina Margarita González, tras conocerse la confirmación oficial del Ministerio de Exteriores español, reiteró, no obstante, la posición que mantiene la familia: "No vamos a conformarnos con la cadena perpetua, porque Paco es inocente". "Una vez que salga del corredor de la muerte, deseamos encontrar alguna prueba o evidencia que permita la reapertura del caso para obtener su libertad".

Larrañaga fue condenado a la pena capital, con otros cinco filipinos, por un caso de secuestro, violación y asesinato de dos hermanas en la ciudad de Cebú (Filipinas) en 1997. Él se declaró inocente y el juicio estuvo plagado de irregularidades, según la familia, su defensa y numerosas organizaciones internacionales.

Hijo del ex pelotari vasco Manuel Larrañaga y de la filipina Margarita González, el condenado asegura que estaba en Manila y no en Cebú el día del crimen, y ha denunciado que no se dejó testificar en su defensa ni a él ni a una treintena de testigos. Francisco Larrañaga -que lleva encarcelado más de ocho años- se mostró "ilusionado y feliz", según sus allegados, tras el anuncio.

La madre expresó su agradecimiento "por el gran apoyo de España" al caso de su hijo. El ex ministro de Defensa José Bono aprovechó una visita oficial a Filipinas en noviembre de 2005 para pedir a su presidenta, Gloria Macapagal Arroyo, el indulto para Larrañaga.

Dos meses antes, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ya había conseguido un compromiso, y dos eurodiputados también hicieron gestiones en Manila ante las autoridades filipinas.

La presidenta filipina declaró una moratoria a las ejecuciones cuando asumió el poder en 2001, pero la levantó en 2003 ante el creciente número de secuestros y asesinatos en el país, pese a lo cual durante su mandato no se ha llevado a cabo ejecución alguna.

En un mensaje con motivo del Domingo de Resurrección, Macapagal Arroyo anunció el pasado sábado un "cambio de política" para remplazar la pena de muerte por condenas a cadena perpetua. Fuentes diplomáticas aseguraron ayer que seguirán "trabajando en la misma línea" en el caso del preso español afincado en Filipinas.

Francisco Larrañaga, en una imagen anterior a su encarcelamiento. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana