Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP gallego otorga plenos poderes a Núñez Feijoo para suceder a Fraga en el liderazgo

En sólo un fin de semana, el PP gallego culminará un gigantesco salto generacional. Los tres lustros de liderazgo de Manuel Fraga que a sus 83 años dejará Galicia para ocupar un puesto en el Senado, darán paso a una dirección completamente renovada, con una edad media de 40 años en sus puestos más relevantes. El congreso del PP gallego, que se clausura hoy en Santiago, otorgará plenos poderes a Alberto Núñez Feijoo, ex vicepresidente de la Xunta, nacido en 1961, para suceder a Fraga en el liderazgo y amalgamar las distintas facciones del partido.

Núñez Feijoo encabeza la única lista al congreso, que previamente ya cuenta con el aval por escrito de más del 75% de los 2.300 delegados. La inmensa mayoría de los compromisarios (2.150) fueron elegidos en una consulta directa a las bases, que se decantaron mayoritariamente por los partidarios de Feijoo y dejaron sin opciones a los otros tres dirigentes que también se habían postulado para suceder a Fraga. El congreso no sólo investirá a Feijoo como presidente del partido, sino que le designará, con más de tres años de antelación, candidato a presidir la Xunta.

El nuevo líder asegura que Fraga le ha concedido entera libertad para confeccionar la dirección a su gusto. "No ha cambiado ni un nombre de los que le he propuesto y ni siquiera ha sugerido ningún otro", manifestó Feijoo. La lista elaborada por el sucesor de Fraga supondrá un llamativo rejuvenecimiento de la dirección, al tiempo que mantiene los tradicionales equilibrios entre territorios y sectores. Según Feijoo, la amplia renovación entre la dirigencia no implicará un cambio en el discurso político del PP gallego, aunque su nuevo líder alude al tiempo transcurrido desde que Fraga ganó sus primeras elecciones gallegas para subrayar: "La Galicia de 2006 no es la de 1989, y tenemos que amoldarnos a eso".

Barreiro, 'número dos'

Feijoo tendrá como número dos, con el cargo de vicepresidente, al que fue su principal contrincante en la batalla previa al congreso, Xosé Manuel Barreiro, de 48 años, líder del PP de Lugo. Barreiro también será portavoz y coordinador parlamentario. El papel del nuevo vicepresidente rebajará el rango del secretario general, cargo para el que Feijoo ha reclutado a un dirigente poco conocido, Alfonso Rueda, de 37 años, que proviene del sector más cercano al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy.

El afán de equilibrio entre las facciones y los aparatos provinciales se traduce en la creación de cinco vicesecretarías. Los principales sectores estarán representados en la dirección, incluido el del más díscolo de los barones provinciales, el presidente del PP de Ourense, José Luis Baltar, quien hace un año se enfrentó a Rajoy y protagonizó un amago de escisión.

Antes de que Rajoy clausure hoy el congreso, Fraga pronunciará su último discurso a la militancia, que aclamará su nombramiento como presidente de honor vitalicio del PP gallego. El grupo popular en el Parlamento autónomo propondrá en febrero la designación de Fraga como senador en representación de la Cámara gallega. El ex presidente de la Xunta ocupará el escaño de la alcaldesa de Vigo, Corina Porro, quien le ha ofrecido su renuncia. Fraga dejará de ser diputado autonómico para que su presencia no condicione los planes de su sucesor. El fundador del PP se declaró ayer convencido de que Feijoo será "más que capaz" de "mantener el partido unido, ponerlo al día y mejorarlo".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de enero de 2006