Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA GUERRA DEL GAS

Rusia promete restablecer el suministro sin pasar por el territorio de Ucrania

El monopolio Gazprom comienza a bombear 95 millones de metros cúbicos suplementarios

Moscú prometió ayer incrementar el bombeo de gas a Europa. Es la respuesta a las criticas de varios países de la UE que consideran que los actuales problemas de aprovisionamiento, tras el corte de suministro a Ucrania aplicado por Moscú, podrían dañar su credibilidad como suministrador energético fiable de la Unión. Moscú confirmó que hoy restablecerá el suministro europeo a través de gasoductos que no cruzan por Ucrania, país al que Moscú acusa de "robarle" el gas que exporta a través de su territorio. Kiev responde que el Kremlin trata de desestabilizar su economía.

Rusia afirma que dará todos los pasos necesarios para que los consumidores europeos continúen recibiendo el gas de acuerdo con los contratos vigentes. La compañía estatal rusa Gazprom anunció que ayer comenzó a bombear 95 millones de metros cúbicos suplementarios para compensar el gas que no han recibido los países europeos a causa del robo por parte deUcrania. Al mismo tiempo, la compañía dijo que hoy por la tarde restablecerá completamente el suministro a los consumidores europeos. Para ello utilizará al máximo los gasoductos Corriente Azul -que va bajo el mar a Turquía- y Yamal-Europa, que no pasa por Ucrania.

Mientras, las acusaciones mutuas han continuado entre los dos países. "Ha comenzado a plasmarse el guión consistente en presiones económicas y chantaje cuyo objetivo final es desestabilizar la economía de Ucrania y obstaculizar los envíos de gas a los países de la UE", se dice en la declaración oficial del Ministerio de Exteriores ucranio. Kiev afirma que "esas irresponsables acciones desestabilizadoras se realizan en contra de los compromisos internacionales de la parte rusa, que se desprenden del acuerdo del 4 de octubre de 2001" sobre el gas. Ucrania reitera que ha rechazado la exigencia de Rusia de pagar 230 dólares (194 euros) por mil metros cúbicos de gas, tarifa que casi quintuplica la de 2005, e insiste en que está dispuesta a pasar "paulatinamente a métodos de mercado en la esfera gasista". Al mismo tiempo dice estar preparada para "probar paso a paso" en el tribunal internacional de arbitraje que su posición es "justa y fundamentada". Además, Kiev "estudia la posibilidad de recurrir a los países nucleares garantes de la seguridad nacional de Ucrania, de acuerdo con el Memorando de 1994".

Rusia minimiza esas advertencias asegurando que el Memorando de Budapest de 1994 no es aplicable en este conflicto económico, al tiempo que denuncia "el robo" por parte de Ucrania de más de 100 millones de metros cúbicos de gas al día. Traducido en dinero, significan más de 21 millones de euros a precio de mercado, afirmó Alexandr Medvédev, vicepresidente de Gazprom.

Para Ucrania, el conflicto ha sido desatado por Rusia debido a motivos políticos, concretamente como castigo por la revolución naranja, que derrotó al favorito del Kremlin y anunció una política prooccidental que tiene como objetivo integrarse en Europa y en la OTAN. A las acusaciones de Moscú, Kiev responde asegurando que no consume gas ruso. "No hay apropiación ilegal de gas. Ucrania consume el de extracción propia, el de depósitos subterráneos y el gas turkmeno en estricta correspondencia con el contrato firmado", aseguró ayer el ministro de Energía, Iván Plachkov.

Ahí está la madre del cordero: en el gas de Turkmenistán. Ese país centroasiático debe exportar a Ucrania 40.000 millones de metros cúbicos de gas al año que pasan por territorio ruso. Pero Gazprom firmó hace unos días su propio contrato con Turkmenistán para comprarle 30.000 millones anuales y ahora dice que "no existe" el gas turkmeno a Ucrania y que todo el que llega de Asia Central está destinado a Rusia. Kiev ignora esa explicación y continúa quedándose con unos 120 millones de metros cúbicos diarios: ése es el gas que no llega a Europa.

Más aún, Plachkov explicó que si la temperatura cae bajo cero, consumirán el gas ruso correspondiente al pago de tránsito de ese combustible por territorio ucranio. El presidente, Víctor Yúshenko, explicó que Rusia daba a Ucrania 60 millones de metros cúbicos diarios de gas por el tránsito del combustible hacia Europa. "Hoy todo el tránsito del gas destinado a Europa occidental, Ucrania lo realiza por cuenta propia y no está recibiendo gas como pago", dijo. Esto significa que si la temperatura baja, Europa recibirá diariamente 180 millones de metros cúbicos menos. Kiev se quedará con los 120 que considera gas turkmeno y los 60 de pago por el tránsito.

El Gobierno ucranio ha adoptado un plan de ahorro de gas en su industria al tiempo que ha disminuido los envíos a Moldavia. Este país tampoco ha firmado el nuevo contrato con Moscú, porque no está de acuerdo con el precio que exigen los rusos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de enero de 2006