Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo partido de Ariel Sharon se llamará Kadima (Adelante)

Partido Kadima. El nombre le viene como anillo al dedo a la formación que Ariel Sharon, el primer ministro de Israel que ha encabezado una traumática escisión en el conservador y nacionalista Likud, ha creado y registrado para competir en las elecciones legislativas del próximo 28 de marzo. Significa Adelante, sustantivo que se ajusta a la perfección al carácter indomable de este ex general de 77 años.

No va a ser un camino de rosas, aunque las encuestas le otorgan cierta ventaja en las preferencias de los electores y 13 de los 40 diputados del Likud han cambiado de bando para seguir al carismático jefe de Gobierno. La precampaña apenas ha arrancado y Sharon ya ha sufrido su primer traspiés. Pese a su insistencia en sumar a Simón Peres a su organización, este dirigente laborista, de 82 años, aseguró el miércoles que continuará en su partido, a pesar de su tormentosa relación con el nuevo presidente, el sindicalista Amir Peretz.

Además, Avishay Braverman, ex funcionario del Banco Mundial al que Sharon había invitado a unirse a Kadima, anunció también que ha optado por quien se perfila como el más tenaz competidor del nuevo partido en los comicios anticipados: el laborismo. "No tengan miedo a Peretz. De lo que hablamos es de libre empresa y competencia, y sobre un Gobierno que realmente va a invertir", aseguró este profesor de la Universidad de Beersheva. Los mandamases del partido izquierdista tratan de atemperar los recelos de los mercados.

Mientras, en el Likud, al que los sondeos pronostican un desplome sin precedentes, la batalla se augura ajustada entre Benjamín Netanyahu, ex jefe del Ejecutivo y ex ministro de Hacienda, y el titular de Defensa en funciones, Saul Mofaz, al que apoya buena parte del estamento militar. El 19 de diciembre se celebrarán las primarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 2005