Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán captura a uno de los principales dirigentes de Al Qaeda

El libio Abu Faraj está acusado de atentar contra el presidente Pervez Musharraf

El Gobierno de Pakistán anunció ayer la detención del libio Abu Faraj al Libi, uno de los principales dirigentes de Al Qaeda, acusado de organizar dos intentos de asesinato contra el presidente Pervez Musharraf. Al Libi, descrito por expertos en lucha antiterrorista como el número 3 de Al Qaeda, fue capturado el martes en la provincia de Waziristán del Sur, vecina a Afganistán, feudo de los combatientes de la organización islamista.

"Ha sido una gran captura", aseguró por teléfono el ministro de Información paquistaní, Rashid Ahmed. "Llevábamos buscándolo desde hace tiempo", añadió. Existen, no obstante, algunas contradicciones respecto al lugar y la fecha en que fue detenido este supuesto lugarteniente de Osama Bin Laden. Según el ministro del Interior, Aftab Sherpao, citado por Reuters, la captura se produjo "hace unos días". Sin embargo, el titular de Información aseguró que el arresto se hizo anteayer. "Esta siendo interrogado. Estamos tratando de arrestar a sus contactos, pero la noticia de su detención ha sido prematuramente filtrada a los medios de comunicación", indicó un miembro del servicio de inteligencia paquistaní.

Las autoridades paquistaníes sospechan que Al Libi reemplazó a Jalid Mohamed como jefe de Al Qaeda es Pakistán, después de que Mohamed fuera arrestado en marzo de 2003 en Rawalpindi. Un funcionario estadounidense adscrito a misiones antiterroristas afirmó que la captura de Al Libi es el mayor golpe contra Al Qaeda desde la detención de Jalid Mohamed. Y añadió que Al Libi se había convertido en el número tres de la organización terrorista, después del propio Bin Laden y del egipcio Ayman al Zawahiri. El Gobierno de Islamabad había ofrecido una recompensa de 340.000 dólares por información que condujera a la captura de Al Libi.

Labor de espionaje

El funcionario norteamericano destacó el "papel crucial" que jugó en la detención la información proporcionada por personas sobre el terreno. "Es otro ejemplo del trabajo del espionaje estadounidense y paquistaní en la lucha contra el terror", dijo el funcionario, que rechazó aclarar si Al Libi seguirá bajo custodia paquistaní o si será trasladado a algunos de los centros de detención secretos con que cuenta Estados Unidos en varios países del mundo.

El cabecilla libio de Al Qaeda fue detenido en la región de Waziristán del Sur, una zona en la que cientos de militantes de la organización terrorista han librado duros combates con las fuerzas de seguridad paquistaníes.

Al Libi ha sido acusado de organizar dos atentados en diciembre de 2003, ambos en Rawalpindi, para asesinar al presidente paquistaní, Pervez Musharraf. En el primero nadie resultó herido porque las bombas colocadas en un puente explotaron después de que pasara el convoy del mandatario. Pero en el segundo, dos suicidas lanzaron sus coches cargados de explosivos y perecieron 17 personas, la mayoría policías. Asimismo, Aftab Sherpao señaló que Al Libi mantuvo vínculos con Amjad Faruqi, otro militante de Al Qaeda que murió en un enfrentamiento con la policía el pasado septiembre. A Faruqi se le atribuyó su participación en el secuestro y asesinato en 2002 del periodista del The Wall Street Journal Daniel Pearl.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se congratuló ayer de la captura del dirigente de Al Qaeda. "Al Libi es un importante general para Bin Laden. Es un jefe de planificación de la red Al Qaeda", dijo Bush. "Aplaudimos a las fuerzas paquistaníes. Merecen mucho crédito por este éxito", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de mayo de 2005