Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CLAUDIO SOLLAZZO | Jefe de operaciones de la sonda europea 'Huygens' en Titán

"La entrada de 'Huygens' en la atmósfera de Titán es la fase más arriesgada de la misión"

Pasado mañana, cuando la sonda europea Huygens intente el descenso por la atmósfera de la luna Titán de Saturno, el físico italiano Claudio Sollazzo será, seguramente, la persona de la que todo el mundo estará pendiente en el centro europeo de control de vuelos espaciales ESOC en Alemania. Él es el jefe de operaciones de esta misión de la Agencia Europea del Espacio (ESA) y el responsable del equipo de Huygens en el laboratorio JPL de la NASA, en California, que dirige la nave Cassini, ahora en órbita del planeta de los anillos. La pequeña sonda viajó durante siete años hasta Saturno acoplada a esta nave de la NASA y se soltó hace 20 días con destino a Titán.

Huygens es una de las grandes misiones de exploración planetaria, explica Sollazzo, y lo es por varios motivos: Titán está muy lejos (10 veces la distancia entre el Sol y la Tierra); es un mundo misterioso con una densa atmósfera, del que no se ve la superficie y con muchos parámetros desconocidos; su exploración científica es extremadamente interesante porque se cree que puede albergar condiciones similares a las de la Tierra antes de que surgiera la vida aquí. Desde ESOC, y pese a los frenéticos preparativos para la llegada a Titán, el físico italiano respondió ayer por correo electrónico a las siguientes preguntas de EL PAÍS.

La pequeña sonda, que viajó durante siete años hasta Saturno acoplada a la nave 'Cassini', caerá el viernes en Titán

"Las imágenes tendrán asombrosa claridad y detalle, y el micrófono permitirá registrar sonidos del viento, la lluvia o los truenos"

"Es una sonda atmosférica, y cualquier información que obtenga de la superficie de Titán, si sobrevive al impacto, es una propina"

Pregunta. ¿Cuál es la fase más arriesgada del descenso de la sonda en Titán?

Respuesta. Sin duda, la fase de entrada en la atmósfera, durante la cual Huygens, en poco más de tres minutos, pasará de llevar la asombrosa velocidad de 20.000 kilómetros a 1.400 kilómetros por segundo, así como la compleja secuencia automática que desplegará los primeros dos paracaídas y desprenderá el escudo protector frontal. Todo esto está planeado con gran precisión y tiene que cumplirse con exactitud, al segundo, para que la sonda inicie su descenso por la atmósfera de Titán y comience sus observaciones. Quince minutos después se desprenderá el paracaídas principal y se desplegará uno más pequeño, de 2,8 metros de diámetro, colgado del cual Huygens realizará la mayor parte de su descenso a la superficie.

P. Dado que es un mundo desconocido, ¿cómo lograron diseñar un sistema de descenso automático allí?

R. Tú diseñas el sistema con mucho margen y lo pruebas en las condiciones más extremas que consideras que pueden darse en la misión. Como no sabíamos mucho de la estructura concreta y la composición de la atmósfera de Titán, y su superficie era completamente desconocida para nosotros, fue esencial hacer el diseño lo más robusto posible para soportar las peores condiciones imaginables. Después, cuando la sonda ya estaba en camino, las observaciones más precisas de Titán nos proporcionaron un mejor conocimiento de sus propiedades físicas y químicas. Con estos nuevos datos revisamos el diseño de la sonda y verificamos que era perfectamente apta; es más, en algunos casos tenemos más margen de lo que imaginábamos.

P. Para que Huygens sobreviva en la superficie, ¿tiene que caer de pie o admite un margen de inclinación?

R. Huygens no tiene patas ni dispositivo alguno para posarse en la superficie: las patas que se aprecian en algunas ilustraciones son licencias artísticas del autor de los dibujos. Es una sonda atmosférica, y su misión es analizar la atmósfera de Titán. Si sobrevive al impacto con la superficie, varios instrumentos tomarán mediciones de sus propiedades, ya sea sólida o líquida. Pero hay que dejar claro que cualquier información científica que se obtenga en la superficie será una propina, no un objetivo de la misión.

P. ¿Con qué criterios se eligió el lugar de descenso en el hemisferio sur de Titán?

R. La elección se debió a la necesidad de descender en la cara de Titán iluminada por el Sol, de tener un enlace por radio óptimo y de satisfacer los requisitos de varios instrumentos de a bordo. Teniendo todo esto en cuenta, podíamos descender en una banda muy amplia alrededor del ecuador, al norte o al sur. Como todavía no sabemos nada de la superficie, no tenemos una fuerte preferencia por un sitio u otro, como sucede rutinariamente con las misiones en Marte.

P. ¿Cómo imagina las fotografías que tomará la cámara de Huygens?

R. Hay suficiente luz en Titán para que nuestra cámara, que es muy sensible, tome imágenes con buen contraste. Por supuesto, las que tome desde mayor altura tendrán menos detalle y claridad debido a la distancia de la superficie y a las capas de neblina, pero después las imágenes tendrán asombrosa claridad y detalle.

P. Y el micrófono de la sonda, ¿qué grabará?

R. El pequeño micrófono permitirá registrar sonidos como el del viento azotando la sonda, el ruido de la lluvia golpeándola; a lo mejor los truenos, si pasamos cerca de una tormenta o incluso nos metemos en ella.

P. ¿Será posible algún día enviar a Titán vehículos todoterreno como los que están explorando la superficie de Marte?

R. Bueno, hay deseos de continuar la exploración de Titán y hay visiones muy amplias de una misión de exploración que incluiría dirigibles (la atmósfera de Titán, siendo tan densa, es muy idónea para este tipo de vehículos) para cubrir grandes áreas de esa luna y desplegar pequeños vehículos todoterreno en lugares interesantes. Es una visión maravillosa, pero por el momento hay muy pocos planes para realizarla.

P. ¿Puede resumir los objetivos científicos del descenso en Titán?

R. Determinar la composición atmosférica, investigar las fuentes de energía de la química atmosférica, estudiar las propiedades de los aerosoles [partículas en suspensión] y la física de las nubes, medir los vientos y las temperaturas, determinar las propiedades de la superficie e inferir la estructura interna e investigar la alta atmósfera y la ionosfera.

P. ¿Le gustaría explorar otros lugares, otras lunas, del sistema solar? ¿Tal vez Europa, uno de los satélites de Júpiter?

R. Por supuesto, Europa es uno de los lugares más interesantes a explorar, pero, al no tener atmósfera, una sonda como Huygens no serviría para nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2005