Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Laura Gallego, una escritora fantástica

La explosión de la popularidad de literatura de fantasía es un hecho incontestable. Harry Potter y El Señor de los Anillos son muestras más que evidentes. Pero no toda la producción de este estilo está escrita originalmente en inglés. De manera sorprendente, si uno echa un vistazo a los títulos de fantasía publicados en castellano, encontramos a una joven autora de Alboraia que tiene casi una docena de libros publicados y que, de repente, está saltando a la primera línea editorial de nuestro país. Laura Gallego tiene veintisiete años y acaba de ver cómo la historia que quería escribir desde hace doce sale al mercado español: Memorias de Idhun pondrá en las librerías cien mil copias en castellano y otras quince mil en catalán. Para empezar.

Scholastic, la editorial de 'Harry Potter', publicará sus libros en Estados Unidos

El libro es una mezcla de géneros. Entre ciencia-ficción y fantasía, con todas las influencias que su misma autora reconoce: espada, brujería, viajes dimensionales... Desde El Señor de los Anillos a Final Fantasy (su videojuego favorito) pasando por los libros de Michael Ende, el autor favorito de Gallego, la prosa de Memorias de Idhun no se complica, no se embarranca jamás y mantiene un ritmo muy propio del género dentro del que se encuadra.

"En realidad", explica Laura, "empecé a escribir cuando tenía once años, una novela que me costó un par de años terminar. A los catorce ya sabía que quería ser escritora y empecé a enviar cosas a concursos literarios. Más o menos acababa un libro por año y me llevé muchas decepciones, porque a nadie parecía interesarle lo que yo escribía. Los enviaba a las editoriales pensando 'bueno, si yo me tomo la molestia de escribirlos, tal vez alguien se tome la molestia de publicarlos'. Pero nada", recuerda. Laura Gallego mostraba determinación, pero también tenía los pies en la tierra. Se matriculó en Filología Hispánica, esperando convertirse en profesora más adelante. "Seguía enviando libros a concursos. Y a los 21 años gané el premio Barco de Vapor con Finis Mundi, un libro ambientado en la Edad Media, que le permitió lanzar su primer libro, ya enfocado a un público juvenil. "Sin embargo, la gente me conoce más por mi segundo libro, El valle de los lobos, más centrado en una temática de fantasía, digamos clásica, con elfos, magos... Tuvo, y sigue teniendo, de hecho, una gran acogida entre la gente joven. Constituye una trilogía junto a La maldición del Maestro y La llamada de los muertos". Cuando pasó algún tiempo, volvió a presentarme al premio Barco de Vapor, con El rey errante, y lo volvió a ganar. De ahí a convertirse en un valor seguro para SM no pasó demasiado tiempo. Con paciencia, casi todos sus libros se reeditan, llegando algunos a los veinticinco mil ejemplares.

Laura Gallego tiene traducciones de diferentes libros al inglés, francés, alemán, italiano, portugués y catalán. Incluso hubo un intento de hacer una traducción al coreano. "Pero nunca más se supo. Es una lástima, porque me hacía ilusión", refiere. Con todo, lo más interesante es la próxima publicación en Estados Unidos de la mano de Scholastic, la editorial de Harry Potter. No será la primera vez que la comparen con Joanne Rowling, ya que su primer libro estrictamente fantástico (El valle de los lobos) salió a la vez que el primer libro de Harry Potter.

De las cosas más curiosas de los escritores que están dedicados principalmente al género juvenil es el sistema de trabajo. Mientras uno tiene la idea de que un escritor es, básicamente, un personaje ermitaño dedicado al cultivo de sus letras, Laura explica que la editorial la tiene viajando muy a menudo (cinco días a la semana, durante un par de meses). "Acudo a coloquios con jóvenes que han leído mis libros, visito colegios o hago sesiones de firmas. Lo encuentro muy enriquecedor, porque yo recuerdo que, cuando a los doce o trece años empezaba a escribir, si alguno de los autores a los que yo leía hubiese hablado conmigo me hubiese encantado. Ahora, no puedo negarle esa posibilidad a mis lectores. Y me permite también saber qué opinan, qué les interesa más o qué personajes les gustan", explica. Con todo, Laura Gallego no tiene bastante con esto. Dispone de una página web y de un foro de Internet donde se habla de literatura fantástica, donde también tiene la posibilidad de recibir opiniones e impresiones de sus lectores. Así, Laura Gallego está, digámoslo así, mucho tiempo de gira, de buen grado y, aún así, espera poder cumplir perfectamente las dos siguientes entregas de Memorias de Idhun , su trilogía personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 2004