Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Nuria Torray, actriz

Nuria Torray (Barcelona, 1934) fue tan asidua en los programas dramáticos de la televisión durante los sesenta y setenta que su imagen de actriz dramática, teatral pero versátil, de chica atractiva y elegante, entró a formar parte de las familias de los telespectadores como una más de ellos.

Había comenzado a actuar en el Teatro Español Universitario (TEU), y pronto fue contratada por el mítico José Tamayo, pero fue en la tele donde desarrolló lo mejor de su carrera.

En 1966 obtuvo el premio nacional a la mejor actriz de televisión. Ondina, La fierecilla domada, La princesa de Éboli, María Zayas, Jimena y Fuenteovejuna, de la que hizo una versión para el cine, fueron algunos de sus trabajos más populares.

Estuvo casada con el director y escritor Juan Guerrero Zamora, fallecido hace dos años, que en buena parte acaparó aquellas adaptaciones de grandes clásicos para la tele.

Nuria Torray era cita obligada en sus repartos, por ejemplo, en la serie Un mito llamado..., adaptaciones contemporáneas de personajes clásicos.

En el cine fue menos afortunada, encarnando habitualmente papeles secundarios, por ejemplo, en El bosque del lobo, de Pedro Olea.

Cansada del poco interés de las ofertas que recibía (abundantes fueron los spaghetti westerns que hacían furor en aquellos tiempos), decidió abandonar el cine en 1971. Sin embargo, por su trabajo en Diálogos para la paz, de 1965, una de aquellas películas que trataban de hacer olvidar los rencores de la guerra, obtuvo el premio del Sindicato del Espectáculo y el del festival de Mar del Plata como mejor actriz.

En Argentina también la premiaron por su trabajo en Una jaula no tiene secretos. Lo hubiera merecido igualmente por ¡Aquí están las vicetiples!, Accidente 703, Las salvajes en Puente San Gil, El amor brujo...

Nuria ha fallecido ahora en Madrid a los 70 años, en el olvido de muchos, probablemente porque fue muy discreta con su vida privada, con una humildad poco habitual en el gremio.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 2004