Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Sir Hardy Amies, modista de Isabel II de Inglaterra

Sir Hardy Amies, célebre diseñador británico de alta costura, murió ayer a los 93 años de edad en su domicilio campestre de Costwolds, una de las más pintorescas y bucólicas regiones inglesas. Veterano de Saville Row, la elitista calle de los sastres londinenses, Amies será para siempre recordado como el modista de la reina Isabel II.

Visitó por primera vez la residencia palaciega en 1951 con el delicado encargo de presentar bocetos de sus diseños para la entonces princesa heredera. Amies ganó ese día una clienta de por vida que, según él mismo confesó, "sabe exactamente lo que quiere". "La Reina es muy exigente. Quiere que sus prendas sean agradables", dijo en una entrevista. El palacio de Buckingham hizo sabe ayer que la soberana "se ha entristecido al recibir la noticia del fallecimiento de sir Hardy".

De cuna modesta, Amies supo hacerse imprescindible para la aristocracia social y artística del Reino Unido. Tras cumplir misiones de espionaje durante la II Guerra Mundial, abrió en 1945 una tienda en Saville Row, en la que siguió trabajando hasta el otoño pasado. Vistió a Vivien Leigh y a la princesa Diana, además de a la reina Isabel, y con el paso de los años construyó un imperio comercial con una facturación en torno a los 300 millones de euros.

De personalidad férrea y enemigo de las pasarelas, estaba atento a los avances de la moda pero tenía escasa paciencia para los jóvenes diseñadores. Calificó de "imponibles" los diseños de creadores punteros como John Galliano y Alexander McQueen, y deseó ser recordado no como modisto de la reina, sino como el "difusor del gusto inglés y de hacerlo rentable".-

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2003