Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet, detenido en Londres a petición del juez Garzón

Conmoción en Chile, donde el Gobierno protesta ante el Reino Unido

La detención fue a medianoche. A esa hora del viernes, varios agentes de Scotland Yard irrumpieron en la habitación de la London Clinic, la clínica londinense donde está ingresado el general chileno Augusto Pinochet, de 82 años, convaleciente de una operación de hernia discal. Dormía, le despertaron y le informaron de que quedaba bajo arresto. Le mantuvieron incomunicado durante dos horas, hasta que el embajador chileno en el Reino Unido consiguió que se levantase la medida. Éste es el relato del arresto del ex dictador chileno proporcionado por uno de sus amigos, Luis Cortés Villa, presidente de la Fundación Pinochet. Horas antes, en Madrid, el juez Baltasar Garzón había firmado una orden de detención de Pinochet cursada a través de Interpol. Garzón y otro magistrado, Manuel García Castellón, esperan desplazarse en los próximos días a Londres para interrogar a Pinochet sobre algunas de las 1.101 desapariciones de adversarios políticos sucedidas durante sus 17 años de gobierno. Es probable que acaben pidiendo su extradición. "Los dictadores nunca acaban bien", declaró hace unos días Pinochet a la revista New Yorker, anticipando sus problemas. La detención del ex jefe de Estado chileno causó una auténtica conmoción en Chile, donde hubo júbilo callejero. El Gobierno chileno protestó ante el Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de febrero de 2003