Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

En memoria de Domínguez Ortiz

Cuando, con motivo del Día de Andalucía, la Diputación de Sevilla programó una conferencia de don Antonio que tuvo lugar en la Casa de la Provincia el 26 de febrero de 2001, tuvimos ocasión de poder hablar con él sobre su vinculación con la Diputación de Sevilla y concretamente con su Servicio de Archivo y Publicaciones, con el que había colaborado en numerosísimas ocasiones.

Concretamente se inició esta vinculación en 1945 cuando, siendo un joven historiador, presentó a la primera convocatoria realizada por la corporación provincial del Concurso Archivo Hispalense su trabajo titulado Orto y ocaso de Sevilla, al que se le otorgó el galardón, siendo publicado por la Diputación en su primera edición en 1946.

No podía haber mejor comienzo para este concurso, que desde entonces se convoca anualmente de forma ininterrumpida y que ha dado importantes títulos a la historiografía sevillana, sobre todo debido a que el trabajo de don Antonio había puesto el listón muy alto.

Orto y ocaso de Sevilla no es un simple libro de historia local. Don Antonio trató la Sevilla de los siglos XVI y XVII, en la que la ciudad fue "puerta y puerto de Indias" y centro de todas las relaciones con los nuevos territorios americanos, como un inseparable capítulo de la historia de España; su auge y decadencia fueron paralelas.

Y, afortunadamente para la Diputación sevillana y para todos los que le conocimos en su dilatada carrera, no acabó aquí su vinculación. Sus trabajos publicados en la revista Archivo Hispalense fueron numerosos. Finalmente, en 1980, la Diputación tuvo el honor de incluirle en el consejo de redacción de la citada revista, del que formó parte hasta el momento de su fallecimiento, y en el que siempre que su salud se lo permitió participó activamente. Él siempre tuvo un especial afecto por la Diputación de Sevilla, que publicara su primer trabajo, su primera monografía como investigador de la historia de España.

Ese día del año 2001 del que hemos hablado al principio, firmó una dedicatoria en el único ejemplar que de Orto y ocaso de Sevilla se conserva en la biblioteca del Archivo de la Diputación, que era un reflejo de su sentir: "A la biblioteca de la Diputación Hispalense con la añoranza y agradecimiento de A. Domínguez Ortiz".

Como homenaje a don Antonio, la Diputación de Sevilla hará una publicación facsímil de la primera edición del libro Orto y ocaso de Sevilla, que publicara la Diputación en 1946.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de enero de 2003