Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Trece inmigrantes, ahogados al intentar llegar a Tarifa

La Cruz Roja cree que fueron obligados a tirarse al mar por el patrón de la embarcación

El estrecho de Gibraltar se tragó ayer por la mañana la vida de 13 inmigrantes (ocho subsaharianos y cinco magrebíes). La Cruz Roja sospecha que fueron obligados a tirarse al agua por el patrón de la embarcación en la que viajaban al llegar a una zona rocosa situada a 150 metros de la costa de Tarifa (Cádiz), una de las principales localidades turísticas de Andalucía. Cuatro de los subsaharianos eran mujeres, y dos de ellas estaban embarazadas. Poco después fueron detenidos, en varias operaciones, otros 22 inmigrantes. La Guardia Civil cree que ocho de ellos llegaron en la expedición mortal.

La catástrofe humanitaria ocurrida ayer, la mayor de este año, sólo tiene parangón con otros dos episodios registrados en las costas andaluzas. El precedente más luctuoso ocurrió el 15 de septiembre de 1997, cuando murieron 14 inmigrantes y desaparecieron una decena que viajaban en una patera. El segundo sucedió el 5 de febrero de 2001, cuando 12 magrebíes, entre ellos una mujer y un menor, perdieron la vida después de que se hundiese la embarcación en la que cruzaron el Estrecho, en la zona de la Ensenada de Bolonia, también cerca de Tarifa, un municipio que estos días acoge a miles de turistas.

La tragedia de ayer se produjoen torno a las 7.30, cuando, según la Cruz Roja, el patrón de la embarcación, para no correr riesgos ante la Guardia Civil, obligó a los inmigrantes a lanzarse al mar para que alcanzasen a nado la costa, de la que distaban 150 metros. Esta creencia se basa en que en el Barranco Hondo, donde se produjo el siniestro, hay una primera línea de escollera en la que no hay rastro de la embarcación, por lo que se sospecha que el patrón dio media vuelta tras forzar a los inmigrantes a tirarse al agua. Un portavoz de Salvamento Marítimo señaló que a esa hora 'las condiciones meteorológicas eran buenas' y que las rocas contribuyeron decisivamente a la tragedia.

Cuatro cuerpos fueron hallados en tierra, entre las rocas, mientras que los otros nueve cadáveres fueron rescatados del mar por los efectivos que componían el dispositivo de salvamento. Todos ellos fueron trasladados hasta el cementerio municipal de Algeciras, donde está previsto que hoy les sea practicada la autopsia, antes de investigar el paradero de los familiares, una tarea ardua y que casi siempre es inútil.

La Guardia Civil conoció el suceso sobre las 9.30, dos horas más tarde de que ocurriera, y desde ese momento dos embarcaciones de Salvamento Marítimo, dos de la Cruz Roja y otras dos del instituto armado comenzaron el rastreo de la zona en busca de supervivientes, ya que se desconoce cuántas personas viajaban en la embarcación.

La Guardia Civil espera conocer algo más sobre lo ocurrido en la zona de Barranco Hondo mediante las declaraciones de otras ocho personas de origen subsahariano que fueron localizadas a lo largo de la mañana en dos puntos de Tarifa. Iban en dos grupos. Uno caminaba por una zona próxima a la carretera N-340 y el otro por una finca colindante.

Los agentes creen que estos ocho inmigrantes (siete mujeres y un hombre) pertenecían a la misma expedición que los fallecidos. Lo que hace pensar en esta posibilidad es que uno de ellos tuvo que ser trasladado hasta el Hospital Punta Europa de Algeciras porque presentaba graves síntomas de asfixia debido a la ingestión de gran cantidad de agua.

Las mujeres fueron trasladadas hasta las dependencias del antiguo acuartelamiento de la Isla de Las Palomas, en Tarifa, donde recibieron las primeras atenciones sanitarias. Estos inmigrantes prestarán declaración hoy ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 6 de Algeciras, quien instruye las diligencias sobre el siniestro.

Posteriormente, sobre las 14.00, la Guardia Civil localizó a otros 14 inmigrantes indocumentados que habían llegado a la playa de El Cañuelo, también en el término municipal de Tarifa, que es frecuentada por surfistas. Esta expedición estaba formada por 12 subsaharianos (siete hombres, cuatro mujeres embarazadas y un menor) y dos marroquíes, entre ellos el patrón de la embarcación, que fue detenido acusado de cometer un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, culpó de las muertes a las 'mafias criminales que trafican con seres humanos'. Acebes dijo que la única forma de luchar contra ellas es un trabajo 'europeo', informa Pilar Marcos.

El consejero andaluz de Gobernación, Alfonso Perales, acusó a Marruecos de ser 'el primer responsable gubernativo' de la inmigración ilegal en el Estrecho. Añadió que 'por encima de otros intereses de cada país se deben anteponer las vidas humanas'.

También el defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, hizo un llamamiento a los gobiernos de Madrid y Rabat para que acaben con las pateras 'aunque las relaciones sean tensas'.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha convocado una concentración para el lunes, a las 20 horas, en la plaza gaditana de San Juan de Dios con el fin de expresar solidaridad con los inmigrantes.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de agosto de 2002