Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla asume la secretaría general del PSPV con el aval de sólo el 43% de los delegados del congreso

El nuevo secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, se estrenará hoy en el cargo con un equipo homogéneo, pero debilitado orgánicamente. Pese a haber optado por una ejecutiva muy amplia (52 miembros), la lista de Pla y Lerma sólo obtuvo ayer el respaldo del 43% de los delegados con derecho a voto. En la nueva dirección no hay ningún representante de Ciprià Ciscar, de Antoni Asunción -que como portavoz parlamentario podrá acudir a las reuniones- ni la corriente Izquierda Socialista. Esta composición deja a Joan Ignasi Pla sin representación afín en la cúpula del grupo parlamentario.

En la configuración definitiva de la candidatura tuvo un especial protagonismo el secretario federal de Empleo y nuevo presidente del PSPV, Joan Lerma. El ex presidente de la Generalitat preparó el congreso sobre el escenario de configurar una lista en base a la mayoría minoritaria que apoyaba a Pla y los apoyos de sus partidarios y los de Ciprià Ciscar. En la semana previa, Lerma intensificó la relación con el ahora secretario general y le hizo guiños al responsable federal de Organización. Sin embargo, la tensión generada durante el congreso y las distintas fases de negociación abrieron una nueva vía en la que habían estado trabajando parte de los apoyos de Pla y de Asunción para recomponer la plataforma del Movimiento por el Cambio que aupó a Romero a la secretaría general en 1997. En la tarde del sábado, esta vía dio resultado y los partidarios de Joan Ignasi Pla y de Antoni Asunción llegaron a un acuerdo que se plasmó en una candidatura de consenso, con el primero de vicesecretario general y el segundo de secretario general. La presidencia y la secretaría de Organización las ocuparían los renovadores Josep Bevià y Antoni Such, respectivamente. El acuerdo contaba, en la tarde del sábado, con el apoyo de un notable grupo lermista, pero no del propio Joan Lerma, quien pidió entonces una reunión con Ciscar y con Pla a puerta cerrada. PASA A LA PÁGINA 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 1999

Más información

  • La nueva ejecutiva socialista carece de representación en la cúpula del grupo parlamentario