ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 6 de septiembre de 1997
ADIÓS A LA MISIONERA DE LOS POBRES

Fallece a los 87 años la madre Teresa de Calcuta

La religiosa, que trabajó hasta el último día, había superado tres intervenciones de corazón

Agnes Gonxha Bojaxhiu, conocida como la madre Teresa de Calcuta, falleció ayer en la ciudad india de la que había tomado el nombre y donde ejerció su labor caritativa durante medio siglo. A los 87 años, tras sufrir a finales de 1996 varias operaciones cardiacas, y con malaria, su corazón, agotado, sufrió un nuevo infarto a las seis de la tarde, hora peninsular española, en la sede de la orden de las Misioneras de la Caridad, que fundó en 1950. La madre Teresa, que obtuvo el Prernio Nobel de la Paz en 1979 y fue conocida como la Santa de las Cloacas, era un símbolo de la devoción por los pobres, pero no estaba a salvo de críticas por su pensamiento conservador.

Inmediatamente después de conocerse el fallecimiento de la madre Teresa se sucedieron las expresiones de pesar y de admiración sobre esta monja católica de origen albanés, que en 1946 decidió dedicar su vida a "los más pobres entre los pobres". Albania, Estados Unidos y la propia India fueron algunos de los países donde se produjeron las reacciones más vivas. Entre los testimonios recogidos en las horas siguientes a conocerse su fallecimiento figuró el de Mercedes Wilson, amiga personal de Teresa de Calcuta, quien declaró a la CNN que la difunta ha trabajado hasta el último día y que en los últimos tiempos se había volcado en su lucha contra el aborto y el divorcio. "Se ha perdido uno de los gigantes de nuestra época", dijo ayer el presidente de EE UU Bill Clinton. "Era a la vez una inspiración y un desafio para todos nosotros".Teresa de Calcuta había sido invitada hoy en Londres al funeral de la princesa Diana, quien había manifestado su admiración por ella y la había visitado recientemente. No tenía previsto asistir al funeral, pero sí orar por ella en una misa que iba a celebrar a primera hora de hoy.

La última aparición pública de la madre Teresa fue el 27 de agosto, con motivo de su 87 cumpleaños. Esta fiesta fue ensombrecida por el rapapolvo, expresado a través de su colaboradora Sunita Kumar, para el escritor francés Dominique Lapierre, que se había acercado a ella y a su obra hace varios años y que ha escrito el guión de una película para televisión sobre su vida protagonizada por Geraldine Chaplin. La madre Teresa negaba haber autorizado la película, se mostraba dolorida con Lapierre y aseguraba que jamás pensó que la película fuese a incluir "acontecimientos que nunca se produjeron".

Con el Papa

A pesar de su delicado estado de salud en los últimos meses, la madre Teresa seguía viajando. El último encuentro que tuvo con Juan Pablo 11 fue el 29 de junio en Roma al final de una misa solemne en la festividad de San Pedro y San Pablo. La monja asistió en silla de ruedas, acompañada por dos hermanas de su orden y, al final de la misa, el Papa se acercó a ella y la abrazó.

En 1986 el Papa había visitado el albergue para pobres y moribundos Casa del Cuore Puro, que fundó la madre Teresa en Calcuta. Entonces ella se convirtió en la única mujer que ha accedido al papamóvil, ya que al llegar el Papa, espontáneamente se subió a él para saludarle y posteriormente saludó a todos los congregados en los alrededores del albergue. Actualmente las monjas de la orden son varios miles, que trabajan en 450 centros de 111 países. Alimentan en la actualidad a unas 500.000 familias cada año, enseñan en sus escuelas a 20.000 niños y tratan a 90.000 leprosos en sus clínicas.Su estado de salud empezó a deteriorarse en los años ochenta. En 1989 le fue implantado un marcapasos y anunció su retirada como superiora de la orden, pero en 1990 las hermanas le pidieron que continuara y así lo hizo. Posteriormente, en 1993 se cayó en Roma y se rompió tres costillas y se le manifestó malaria, con problemas de corazón. En 1995 se fracturó un hueso del cuello.

A partir de agosto de 1996 su salud sufre un brusco empeoramiento y en noviembre tiene que ser operada -por tercera vez- para desbloquearle dos arterias coronarias después de varios fallos cardiacos. El pasado 13 de marzo la madre Teresa dejó el puesto de superiora de la orden a la religiosa india Sor Nirmala, una hindú convertida al cristianismo.

Los líderes indios señalaron ayer que su país y el mundo han sufrido una grave pérdida con la muerte de la madre Teresa, a la vez que alababan su compromiso con los pobres. "Las palabras me fallan para expresar mi pena. Un apóstol de la paz y el amor, la madre Teresa ya no está con nosotros", dijo el primer ministro Inder Kurnar Gujral en un comunicado. "La suya fue una vida dedicada a llevar amor, paz y alegría a la gente que el mundo normalmente desprecia".

"La humanidad ha perdido a su madre", aseguró el presidente del partido del Congreso, Sitaram Kesri. "Es una pérdida irreparable no sólo para mi país, sino para todo el mundo".

Aunque en vida fue considerada por gente de todo el mundo como la Santa viviente, antes de que la madre Teresa de Calcuta pueda ser santificada por la Iglesia católica deberán pasar al menos cinco años.

Muchas de las personas que conocieron y trabajaron con la madre Teresa viven aún. Mientras que sus testimonios podrían acelerar el proceso de santificación, el gran volumen de escritos, películas y grabaciones como evidencia del trabajo de que ha dejado atrás la madre Teresa pueden ralentizar el proceso. "Todo tiene que ser visto, analizado, controlado, juzgado y evaluado", dice una fuente eclesiástica familiarizada con el proceso.

En todo caso, es necesario demostrar la existencia de un milagro para su beatificación y de otro milagro para su canonización. Y en el proceso de canonización influirán quizás las críticas que se vertieron sobre su ortodoxia religiosa, sus métodos y fuentes de financiación. Además de ser inflexible sobre la contracepción y el aborto en un país sobrepoblado como la India, fue criticada por no utilizar los avances médicos para salvar vidas humanas y acusada de aceptar donaciones de fuentes dudosas. Sin embargo, estas críticas minoritarias al final de su vida no pudieron con el aura de santidad de que estaba rodeada a los ojos de millones de personas en todo el mundo.

En la India, su país de adopción, millones de adeptos de las numerosas religiones existentes admiraban a la madre Teresa y la consideraban una santa. Sin embargo, había sido criticada por ortodoxos y ultranacionalistas hindúes que sospechaban de sus motivos, ya que consideraban que su objetivo último era la conversión al cristianismo.

Además de ser ciudadana india desde 1950, la madre Teresa había obtenido la nacionalidad estadounidense el año pasado, firmada por Clinton.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana