Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Jeanne Calment, la persona más anciana del mundo

Se había cruzado por las calles de Arles con el pintor Vincent van Gogh, a quien recordaba "muy feo", y había asistido a la aparición de inventos como la bombilla eléctrica, el avión, el teléfono o el cine. Tenía 37 años cuando se produjo la revolución soviética de 1917 y 64 cuando Adolf Hitler inició la II Guerra Mundial. Jeanne Calment, la mujer más anciana del planeta, murió ayer a los 122 años en un asilo de Arles (sureste de Francia), en el que ingresó cuando, cumplidos los 110, dejó de valerse por sí misma.Jeanne Calment nació en Arles el 21 de febrero de 1875. Su padre, armador, era rico, igual que su primo Fernand Calment, propietario de los grandes almacenes de la localidad, con quien se casó a los 21 años. Tuvieron una hija, fallecida, igual que el marido, en los años cincuenta. Su único nieto murió en un accidente de tráfico en 1960. La anciana se habituó a la soledad y siguió residiendo en su apartamento y paseando en bicicleta.

En esa época, un notario local le compró el piso y le cedió el uso hasta su muerte. El notario falleció poco después y Jeanne vivió en su casa hasta que, en 1985, optó por trasladarse a un asilo. Había perdido la vista y gran parte del oído, pero no la memoria. Concedía entrevistas y en 1996 grabó un disco de rap. Cada uno de sus cumpleaños era un acontecimiento, seguido por periodistas de todo el mundo. Su desaparición causó consternación en Francia.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 1997