Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vera reconoció a la juez que entregaba gratificaciones a funcionarios de Interior

El ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera negó el viernes ante la juez Mercedes del Molino que pagase sobresueldos con cargo a los fondos reservados a los gobernadores civiles y otros responsables de Interior, pero admitió el pago de gratificaciones periódicas a los funcionados que trabajaban en su departamento. La declaración de Vera se contradice con la del ex director de la Seguridad del Estado Julián Sancristóbal, por lo que es probable que la juez de instrucción número 43 de Madrid ordene un careo entre ambos.

Vera aseguro ante la juez que, investiga el uso de los fondos reservados que, cuando fue nombrado director de la Seguridad del Estado en diciembre de 1982, no introdujo cambios en el empleo de dicha partida, "salvo el de mayores medidas de control, tanto respecto de las salidas y entradas como de las personas que tenían acceso a esas cuentas".En contra de lo afirmado por Sancristóbal y por el ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán, Vera negó que pagase a los gobernadores civiles del País Vasco y Navarra un sobresueldo de siete millones de pesetas anuales con cargo a los fondos reservados. Aseguró, por el contrario, que las cantidades que les remitía periódicamente eran "para los gastos propios de los gobiernos civiles en materia de seguridad, pero no para su uso personal".

Argumentó que dichos gobiernos civiles tenían unos gastos fijos, ''como son los servicios de protección y escolta de personalidades, incluso jueces y magistrados, por lo que el desplazamiento de estos policías implicaba unas dietas que superaban las propias de su cargo".

Compensar gastos

También argumentó que tenían que comprar "material de alta sensibilidad" que no podía pagarse con fondos presupuestarios al no estar homologado por Industria y que, en el pasado, se pagaron con fondos reservados edificios en el País Vasco para ocultar la identidad de los propietarios. Además, "para operaciones extraordinarias", se enviaba más dinero a los gobernadores, al margen de las entregas periódicas.Vera reconoció, sin embargo, que funcionarios de su Secretaría de Estado cobraban gratificaciones de los fondos reservados. Tras asegurar que "no ha habido gratificaciones con carácter general que se puedan entender como añadidas al sueldo", agregó que "lo que sí ha hecho" es facilitar una cantidad, que compensase los gastos adicionales de desplazamiento y seguridad en que incurrían "personas que tenían que ver con temas sensibles a la Seguridad del Estado".

En el sumario que instruye Mercedes del Molino figuran las declaraciones de tres funcionarios de la Secretaría de Estado de Vera -Carmen Lobo, auxiliar administrativa; Inmaculada Sánchez, doctora, y Francisco Javier Garrido, inspector jefe de Policía- que admiten haber recibido, periódicamente dinero en efectivo al margen del sueldo.

Vera justificó el pago a la doctora, alegando que ésta "se desplazaba con cierta regularidad al País Vasco", mientras que aludió a la auxiliar administrativa diciendo que, "a personas que pueden ser objetivos de un secuestro, se les abonan por ejemplo desplazamientos en taxis, ya que no se les puede poner un vehículo particular y no pueden tener itinerarios idénticos cada día".

Añadió que "esas cantidades que se pagaban no se las inventó eI declarante", pues si abonaban con anterioridad, que los pagos se hacían con carácter mensual o trimestral y dejaba al cambiar de destino.

Vera reconoció también que pagaba con fondos reservados a los abogados que defendían a miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Según explicó, el tema fue objeto de una reunión del ministro de Interior José Barrionuevo y responsables de la Abogacía del Estado, quienes, dijeron que "ellos no estaban para defender a los funcionarios individualmente, sino para defender al Estado", por lo que hubo que contratar a letrados particulares.

Vera desmintió a Sancristóbal al asegurar que, mientras él fue subsecretario, y el segundo, director de la Seguridad del Estado, no tuvo ningún control sobre los fondos reservados, ni tampoco éste le dio cuenta del uso que daba a los mismos. Dijo que nunca se habló de pagar una indemnización de 25 millones por cese a los altos cargos de Interior, ''aunque sí es cierto que han hablado muchas veces de las dificultades que podían tener al reintegro a la vida civil".

Patrimonio personal

Vera puso especial énfasis aclarar que "nunca ha ordenado el pago de sobresueldos" y que "nunca se ha quedado con nada de dinero procedente de los fondos reservados". "Para dernostrarlo, pidió "a la Fiscalía del Estado que investigara su patrimonio y el de su familia" y ofreció aportar al juzgado sus declaraciones fiscales desde 1982.Cuando llegó a Interior, según dijo, su patrimonio lo formaban un apartamento en La Manga (Murcia), un chalet en Pozuelo (Madrid), que luego vendió, dos vehículos, un solar en Torrelodones (Madrid) y cuentas corrientes "con saldos altos". Tras 11 años en la Administración, como consecuencia "de no gastar y de dedicar a su trabajo todo su tiempo", dicho patrimonio se ha incrementado con un apartamento en Miami (EE UU) y un solar en Galapagar (Madrid). Agregó que no tiene ninguna relación con la constructora Epicasa, de la que es titular su hermano, y que nunca ha tenido dinero en Suiza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de diciembre de 1995

Más información

  • El ex secretario de Estado negó el pago de sobresueldos a gobernadores