Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida amorosa de Picasso, vetada al cine

Françoise Gilot encabeza la batalla para que James Ivory no filme la vida del pintor

La devoradora industria cinematográfica no se había - asomado todavía a un filón tan potente como éste: la vida de Pablo Picasso. La mayor personalidad artística del siglo XX, el pintor español fallecido en Francia, en 1973, lo consiguió todo en vida: fama, amor, dinero, reconocimiento internacional.Ahora, un fabricante de éxitos cinematográficos, el británico James Ivory, se propone contar una biografía del maestro llena de licencias poéticas. El único problema es que Picasso tiene herederos decididos a impedir que la empresa se vea coronada por el éxito. La última de las mujeres con las que convivió, Françoise Gilot (Picasso sólo se casó legalmente con Olga Koklova y Jacqueline Roque), ha anunciado ya furibunda que recurrirá a todas la leyes que protegen la privacidad de las personas en Francia para impedir que Enima Thompson llegue a dar vida a su persona.

Sobrevivir a Picasso, supuestamente el título del filme que debería estar en el mercado en 19916, ha encontrado también la, violenta oposición de Claude Picasso, de 47 años, hijo del genial pintor y de Gilot. En declaraciones a The Sunday Times, que publicaba ayer la noticia de la polémica en torno al nuevo filme, Claude Picasso mostraba su pánico a ver representado a padre como un bufón.

La idea de James Ivory, especializado hasta ahora en melodramas románticos del siglo pasado, todos ellos muy británicos -Una habitación con vistas o Regreso a Howards End-, es contar con un actor tan supertaquillero como Anthony Hopkins para el papel de Picasso. El problema esencial para la producción, a cargo de Ismail Merchant, es que el filme tendría que ser rodado en Francia el próximo verano, un país donde la legislación protege más la intimidad de las personas que en el Reino Unido. De momento, Françoise Gilot, la única superviviente de las mujeres de Picasso -un destino trágico o una maligna influencia llevó al suicidio a dos de ellas, capaz además de abandonar en su día al mayor monstruo de la pintura de este siglo, ha encontrado detestable el guión de la película. En él, una narradora, supuestamente la propia Gilot, cuenta la vida de la pareja.

Es una narradora que, según Gilot, no se parece ni remotamente a ella. Franiçoise Gilot, de 72 años, pintora y madre de Claude y Paloma Picasso, vivió 10 años con el artista -entre 1943 y 1953-, 41 años mayor que ella. Tras la muerte de Picasso, Gilot no resistió la tentación de publicar la historia de sus tormentosas relaciones. En 1964 escribió Vida con Picasso, donde narra las dificultades que planteaba compartir la vida con un genio convencido de su naturaleza divina; una iniciativa que provocó una dura reacción por parte del artista. Sus celos, su sentido posesivo, su incapacidad de amar, todo ello agravado por la brutal diferencia de edades, decidió a Gilot a coger un buen día la maleta y a sus dos hijos y tomar el último tren para París abandonando a un hombre que todavía tuvo energía para gritarle con furia: "Ninguna mujer abandona a un hombre como yo".

Françoise Gilot se ha negado a vender los derechos cinematográficos de esas memorias. De ahí su total indignación ante la idea de la película de Ivory. "Los productores pueden hacer las películas que quieran, pero no quiero que incluyan mi nombre en ninguna. Que usen nombres diferente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de noviembre de 1994