ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 24 de junio de 1993

El deslumbrante Santo de Baza

Esteban Sánchez Casas, el joven vidente que hace 10 días convocó una aparición de la Virgen a consecuencia de la cual más de 30 personas sufrieron lesiones oculares por el sol, continúa recibiendo en Baza (20.519 habitantes, Granada) a unas 40 personas diarias que pretenden curarse con medios sobrenaturales y que solicitaron la visita con un año de antelación.Revestido con una túnica morada, el Santo de Baza asegura que el día de la aparición unas 3.000 personas contemplaron lo que denomina "la danza del Sol", portento previo a la personificación de la Virgen, pero que ninguno de ellos sufrió daño alguno. Los que quedaron medio ciegos, dice, fueron personas sin fe a las que jamás impondría las manos.

más información

La zona de Baza y Guadix es fértil en videntes y curanderos. A 20 minutos de Baza por carretera tiene consulta el curandero de la venta del Molinillo, e incluso a 50 metros del habitáculo donde actúa Esteban aún permanece un cartel con el nombre de otros dos visionarios que ya emigraron. El negocio es bueno, pero el incidente del Sol lo ha puesto en peligro. El vidente dice que su actividad la toma "como un trabajo", pero añade misterioso: "No me puedo pasar de rosca porque, si no, me pondrían a caldo".

El joven, de 19 años, abandonó la escuela en sexto curso de EGB. Admite que no lee y le cuesta precisar cuáles son sus aficiones, quizá porque todas son secundarias, excepto atender la ermita que ha construido y organizar unos rosarios "preciosísimos" cada domingo en los que canta salmos y sevillanas. La hermana del vidente se ha convertido en su secretaria y en los últimos años han habilitado unos lavabos y una sala de espera, donde la gente coloca estampas de santos y monedas.

La de hace 10 días fue la cuarta aparición pública que ha convocado. En las anteriores no ocurrió ningún accidente ni tampoco hay constancia de que se apareciera nadie. La del jueves, en cambio, fue dolorosa. Ya fuera durante la falsa aparición o después de ella, lo cierto es que más de 30 mujeres entre 10 y 30 anos, según el hospital de Baza, que pretendían ver algo extraordinario en torno al Sol, fueron atendidas de quemaduras en los ojos, algunas de ellas graves. Según los médicos, los lesionados estuvieron unos 20 minutos contemplando el sol de media tarde. La quemazón llegó con toda seguridad, pero no la Virgen.

El vidente se muestra despreocupado por los lesionados y repite que son gente sin fe. "¿Dónde están? ¿Por qué no hablan y cuentan qué ocurrió y cuándo?", reta Esteban Sánchez. Los médicos opinan que es el sentimiento de vergüenza la razón por la que los heridos no han querido hablar.

Los partes médicos con los cuatro casos más graves han sido remitidos al Juzgado de Instrucción número 2 de Baza. Por su parte, el Gobierno Civil de Granada ha mandado confeccionar un informe sobre lo acontecido, pero descarta adoptar medidas inmediatas.

El vidente asegura que el 31 de julio a las ocho de la tarde, y el 1 de agosto reunirá a un millón de personas para participar en la romería y coronación de la Virgen de la Soledad y El Niño Perdido. Esteban es arrogante porque no está solo. Cuenta con el apoyo de miles de crédulos, casi siempre gente iletrada que busca en la magia, unida a una peculiar interpretación del cristianismo un alivio para sus dolencias.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana