ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 31 de octubre de 1992

Juan Pablo II rehabilita hoy a Galileo, 359 años después de que fuera condenado

  • La Iglesia acepta oficialmente que la Tierra gira alrededor del Sol

Archivado en:

Juan Pablo II pedirá hoy -359 años, 4 meses y 9 días después de la sentencia de la Inquisición- perdón por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilitará al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presentará el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia (1820), en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado.

A Galileo, que, ante el tribunal presidido por el cardenal Roberto Belarmino, bajó la cabeza para salvarla, aunque sin dejar de repetir su célebre eppur, si muove (y sin embargo, se mueve), se le concede así una satisfacción póstuma incapaz de remediar la amargura y la soledad de los últimos años de su vida, transcurridos en cárceles y encierros domiciliarios, como correspondía a un "penitente de la Inquisición".El filósofo pisano nunca pensó que las cosas hubieran llegado a ese punto, ya que la racionalidad de sus argumentos le daban una seguridad a la que también contribuían en medida cierta las buenas relaciones que le unían al Papa de su época, Maffeo Barberini, coronado como Urbano VIII.

El 1632, Galileo publicó en Florencia su Diálogo sobre los dos Máximos Sistemas, tolomeico y coperniquiano, en el que defendía la concepción heliocéntrica del universo formulada por Copérnico, frente a la afirmación de que el sol giraba en torno a la Tierra, que estructuraba el sistema de Tolomeo.

El libro suscitó pronto el interés de los ambientes intelectuales europeos y la desconfianza de la Iglesia, que hasta entonces había encontrado en Tolomeo una confirmación científica del antropocentrismo inmanente a su fe en la creación.

Contradecir a la naturaleza

"La naturaleza y la Biblia derivan ambas de Dios, y es absurdo querer contradecir la naturaleza, que es la expresión directa de la voluntad divina, sobre la base de la interpretación humana de las Sagradas Escrituras. Por el contrario, se debe aprender a leer e interpretar las escrituras a través de la naturaleza", sostuvo Galileo ante el tribunal que le procesó en 1633, después de que fracasara en sus intentos de entrevistarse con Urbano VIII.

De poco le sirvió. Cansado, viejo y enfermo, abjuró de sus ideas el 30 de abril, pero a pesar de ello fue condenado a prisión el 22 de junio del mismo año indicado.

El papa Barberini impidió que a Galileo le fuera erigido tras su muerte un mausoleo, que sólo pudo ser levantado en el siglo XVII, y la Iglesia no revisó formalmente su proceso hasta el siglo XIX. Pero ya en 1757 fue retirada la prohibición eclesiástica de publicar libros en los que se sostuviera que la Tierra se mueve.

En la segunda década del siglo pasado, el Santo Oficio, heredero de la Inquisición, revisó durante tres años el debate sobre Copérnico y Tolomeo, que concluyó con un decreto archivado sin publicidad.

En 1823, el papa Pío VII autorizó la publicación de las Lecciones de astronomía de un canónigo llamado Giuseppe Settele que sostenía, como Galileo, que la Tierra giraba alrededor del sol.

El libro que el Papa presentará hoy al público recoge las acta de los debates que el Santo Oficio concluyó en 1820.

Karol Wojtyla, polaco como Copérnico, se interesó por Galileo desde el comienzo de su pontificado, y ya el 10 de noviembre de 1979, con motivo de la conmemoración del primer centenario de Albert Einstein, creó una comisión que revisara su caso.

"Pretendo que teólogos, científicos e historiadores, animados de un espíritu de sincera colaboración, profundicen el examen del caso de Galileo y remuevan las desconfianzas que aquél proyecta todavía, en la mente de muchos, a la fructuosa concordia entre ciencia y fe, entre la Iglesia y el mundo", afirmó el pontífice. Gracias a esa comisión, se ha llegado hoy a la absolución de Galileo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana