Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera unidad de hipertermia contra el cáncer en España

La clínica Puerta de Hierro de Madrid, perteneciente a la Seguridad Social, es el primer centro sanitario español que cuenta con una unidad de hipertermia para el tratamiento del cáncer. Ya existían en nuestro país hospitales en donde se aplicaba tratamiento con hipertermia para tumores benignos, como el adenoma de próstata, pero en ninguno ese tipo de terapia se administraba para los procesos malignos."La hipertermia es un procedimiento terapéutico que consiste en la aplicación de calor controlado, a temperaturas más altas que las fisiológicas, en la zona donde está el tumor", explica la doctora Higinia Cárdenes, responsable de esa unidad.

Según esta especialista formada en Estados Unidos, la hipertermia tiene efectos terapéuticos sobre las células y los tejidos tumorales. "Y además", añade, "incrementa la eficacia de otro tipo de tratamientos anticancerosos. Se aplica generalmente en combinación con quimioterapia, radioterapia o cirugía. Se produce así una sinergia, por lo que se potencian los efectos de cada una 'de las alternativas empleadas".

15 años de experiencia

En los 15 años que se lleva aplicando este tratamiento en el mundo, la mayor experiencia se ha acumulado en el cáncer de cabeza y cuello, seguido del de mama y melanomas malignos. últimamente, su práctica se está extendiendo a otro tipo de tumores, como los linfomas y el cáncer de tejidos blandos.Desde el pasado mayo, en que se inauguró experimentalmente la unidad de Puerta de Hierro, han sido tratados 11 pacientes. "La experiencia aún es muy limitada y corta en el tiempo", dice la doctora Cárdenes, "pero los resultados obtenidos hasta ahora nos hacen ser optimistas. Y más si nos apoyamos en la experiencia tan satisfactoria que hay en otros países, como EE UU".

De las diferentes modalidades de hipertermia que existen, en la unidad de Puerta de Hierro se aplicará de momento sólo la llamada hipertermia local externa, indicada en tumores alojados entre la piel y ocho centímetros de profundidad.

Se estima que entre un 20% y un 25% de los pacientes con cáncer que acuden a este hospital podrían beneficiarse de este procedimiento. En la hipertermia local externa el paciente no necesita ingreso hospitalario, y por término medio este procedimiento consta de una o dos sesiones de una hora a la semana durante un mes. Se aplica calor a 42,5 grados centígrados. El enfermo está despierto y sólo es anestesiado localmente para evitar el dolor que puedan producir el calor y la introducción de unos termómetros en la región tumoral que controlan la temperatura.

Dependiendo del tipo de cáncer, la hipertermia se administrará conjunta o posteriormente a alguno de los otros tratamientos anticancerosos. Su aplicación tiene fines paliativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de diciembre de 1991