Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gaddafi inaugura hoy un río artificial que cruza el desierto libio hasta la costa

Nicosia / El Cairo

Muanimar el Gaddafi, el polémico jefe de Estado libio, celebra hoy sus 22 años en el poder con la inauguración de un río artificial de casi 2.000 kilómetros de longitud, que llevará agua desde el sur del país a la árida zona costera, donde vive el 90% de los 4,5 millones de personas que forman la población Libia. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha anunciado su asistencia a la ceremonia.El tramo que se inaugura- hoy es el primero de un vasto plan de regadíos que alcanzará los 4.000 kilómetros de tuberías y costará 2,5 billones de pesetas para obtener unos cinco millones de metros cúbicos de agua diarios. El proyecto debe terminarse en 1995.

Hasta ahora se han invertido más de un billón de pesetas en los dos acueductos de 957 y 918 kilómetros de longitud, respectivamente, que son inaugurados hoy. Ambos se surten de depósitos naturales subterráneos existentes en las zonas de Sarir y Tazerbo. El agua, unos dos millones de metros cúbicos diarios, se llevara por dos tuberías paralelas, con unos tramos sobre la superficie del desierto y otros elevados y por túneles, hasta un gigantesco embalse en la zona de Aidabia. Desde ahí parten otros tramos a las ciudades de Sirte y Bengasi, en la costa.

El proyecto comenzó a realizarse en 1985. Hasta ahora se han construido 2.000 kilómetros de carreteras para el transporte de los tubos de hormigón por donde discurre el agua, que tienen un diámetro de cuatro metros, y una central-eléctrica de 100 megavatios para proporcionar la energía necesaria para los trabajos de los pozos y bombeo del agua.

La construcción de las primeras fases del río artificial ha sido dirigida por un consorcio surcoreano. Los acuíferos que proporcionan el agua fueron descubiertos por técnicos norteamericanos en los años sesenta. Estos depósitos se formaron hace más de 20.000 años y han permanecido intactos hasta ahora. El impacto ambiental de la obra no se ha estudiado, y como no se conoce la extensión real de los acuíferos ni su grado de. renovación con las lluvias anuales, los científicos desconocen si la solución será efectiva durante 200 años o sólo 20 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de agosto de 1991

Más información

  • La primera fase de la obra consta de 2.000 kilómetros