Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decepción entre los telespectadores por el final de 'Twin Peaks'

Tele 5 batió el jueves el récord de audiencia de su historia. A las 22.45, 3,338 millones de personas de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla esperaban el desenlace de Twin Peaks. Luego llegó la decepción. La centralita de Tele 5 y la de este periódico recibieron ayer numerosas llamadas, en un tono general de indignación. El motivo de las protestas era en muchos casos la constatación de que el espacio visto la víspera no era más que otro episodio de una serie que no ha concluido, hecho no señalado en la publicidad de la cadena privada.

"Nos han llamado de todo, pero luego le explicamos a la gente que se está terminando de rodar la segunda parte y que Tele 5 la emitirá, y se quedan más tranquilos", explica Manuel Villanueva, jefe de programación del canal. La publicidad de Tele 5 insinuaba que se desvelaría el enigma del asesinato de Laura Palmer. Esta técnica se demostró efectiva, pues el poder de convocatoria logrado sólo es comparable al de un partido de fútbol. Grupos de amigos en torno al televisor, videos funcionando y cenas anuladas terminaron sin las soluciones prometidas.Algunas voces defienden la técnica Lynch, como la de Pilar Miró, ex directora general de RTVE y directora de cine, que sin embargo no vio el último episodio: "Empecé viendo la serie como un thriller serio, hasta que me di cuenta de que era una tomadura de pelo, y estaré encantada de que el señor Lynch me vuelva a tomar el pelo al final".

No es ésta una opinión con muchos adeptos. La escritora y periodista Rosa Montero se encuentra en el otro extremo. Había anunciado públicamente su devoción por el director de Twin Peaks, y su satisfacción con los primeros capítulos. El giro ha sido radical. "Es indignante, un abuso, un fraude una trampa comercial asquerosa", dice, "no pienso ver la segunda parte; es más, no pienso ver más películas de David Lynch".

José María González Sinde director general de Telemadrid y director de cine, tampoco disfrutó con el final de la serie "Yo, por supuesto, vi a Iñakl Gabilondo, pero grabé el episodio y lo vi después. En general los veo todos grabados para saltarme la abrumadora cantidad de publicidad. No sé si era porque estaba cansado, pero no me gustó nada el final. Sin embargo, la serie me ha parecido una lección para todos, especialmente para Tele 5, que ha logrado su mejor momento con un producto de calidad y no con los de otro tipo que suele ofrecer".

Defraudados

A Manuel Gutlérrez Aragón le ha gustado mucho la serie, no tanto el desenlace: "Yo creía que la serie seguía, estoy un poco defraudado. La serie está alargada, las situaciones se repiten, pero sigue siendo el brillantísimo Lynch. Lo que no me gusta es la operación comercial tan clara que han hecho los promotores, que han sido poco francos".El también director de cine Antonio Mercero coincide con él: "Yo no sé si Tele 5 lo cortó o es así, pero me siento frustrado, engañado. Anunciaron que ayer se acababa la serie y no se ha acabado".

Disparo final

El hecho es que el final de Twin Peaks, lejos de mantener a la audiencia pendiente de los nuevos enredos, relegó a la serie en Estados Unidos al puesto número 75 en la clasificación de los programas vespertinos, en la que sólo hay 101 espacios Twin Peaks consta, de momento, de 22 episodios además de los vistos. Trece de ellos han sido ya rodados, y los primeros emitidos en Estados Unidos, informa Rosa Álvarez Berciano. En ellos, el argumento se complica más y más, introduciendo el asesinato de la prima de Laura por parte del padre de la famosa difunta, quien repite todas las circunstancias que rodearon a la muerte de su hija. Por supuesto, el detective del FBI, encarnado por Kyle MacLachlan, resulta ileso de los disparos con los que finaliza esta primera entrega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de diciembre de 1990

Más información

  • Tele 5 batió su récord de audiencia