ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 27 de febrero de 1990
LA DERROTA DEL SANDINISMO

EE UU, dispuesto a ofrecer ahora todo tipo de ayuda

  • Baker dice que debe transferirse el poder militar

CARLOS MENDO El presidente norteamericano, George Bush, calificó ayer el resultado de las elecciones nicaragüenses de "una nueva victoria para la democracia" y felicitó públicamente a la candidata vencedora, Violeta Chamorro, por su triunfo, y al presidente Daniel Ortega por la celebración de la votación y por su promesa de respetar el veredicto de las urnas. Al mismo tiempo, el Congreso norteamericano se pronunció unánimemente a favor de ayudar al Gobierno de la presidenta electa de Nicaragua.

Bush, por su parte, envió un claro mensaje a la contra: en las actuales circunstancias, no tiene ningún sentido la continuación de la actividad militar. El presidente reaccionó al resultado electoral nicaragüense con dos mensajes de idéntico contenido. El primero fue leído por su portavoz, Marlin Fitzwater. El segundo fue incluido por el propio Bush al principio de su discurso programado ante la conferencia anual de gobernadores, reunida en Washington."En este año notable de cambios políticos, la democracia ganó otra batalla", dijo Bush. Anunció que había enviado sendos mensajes de felicitación a Chamorro por su victoria y a Ortega por la celebración de las elecciones y por su promesa de respetar el resultado.

Bush reveló que había hablado en la mañana del lunes con el presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, y que ambos se habían mostrado de acuerdo "en la necesidad de ayudar a todas las partes en Nicaragua con el fin de conseguir una reconciliación pacífica y una transferencia de poderes" al nuevo Gobierno.

El presidente norteamericano hizo un llamamiento al Gobierno sandinista para que restablezca inmediatamente el alto el fuego con la contra suspendido como consecuencia de nuevas incursiones de la guerrilla en territorio nicaragüense y exigió el fin de las hostilidades por parte de los rebeldes. "Dado el claro mandato de las urnas a favor de la paz y la democracia", dijo Bush, "no existe ninguna razón para que se lleven a cabo actividades mifitares por ningún bando".

En una clara referencia a Cuba, Bush manifestó que las elecciones del domingo en Nicaragua "nos acercan al día en que cada nación de este hemisferio se una a la dernocracia". Por su parte, Fitzwater manifestó que Cuba se ha quedado sola en el continente y que esperaba que se diera cuenta de que su situación era "insostenible en un momento en que el resto de los países del hemisferio caminan hacia la democracia". El presidente manifestó que había llegado la hora de "institucionalizar la democracia en Nicaragua" y añadió que esperaba que "todas las voces políticas tengan un sitio en una Nicaragua democrática".

El problema militar

Anteriormente, el secretario de Estado, James Baker, se había pronunciado en términos parecidos a los utilizados por el presidente Bush, aunque con un matiz. Baker pidió "la transferencia plena del poder civil y militar" al nuevo Gobierno.

Poco después de conocerse en Washington la victoria de Chamorro, Bush se reunió con sus principales asesores, entre ellos Baker; el asesor de seguridad nacional, Brent Scowcroft, y el jefe del gabinete presidencial, John Sununu, con el fin de considerar las medidas que el Gobierno adopta para ayudar a Nicaragua, sometida desde 1985 a sanciones económicas y comerciales norteamericanas. Fitzwater manifestó, después de leer a los periodistas la declaración presidencial, que el levantamiento de las sanciones sería una de las primeras medidas que Bush estudiaría con sus más cercanos colaboradores.

La sorpresa en Washington por el resultado de las elecciones nicaragüenses ha sido similar a la registrada en el resto del mundo. Bush, en la conferencia de prensa conjunta celebrada el domingo con el canciller Helmut Kohl, apuntó a una mejora de las relaciones con el Gobierno sandinista si se demostraba que las elecciones habían sido limpias. "Si se demuestra que las elecciones han sido libres y limpias, tomaremos muy en cuenta la voluntad del pueblo nicaragüense", dijo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana