ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 25 de noviembre de 1989

Exteriores temió que el ex embajador en Sudan utilizase armas de fuego

El prolongado encierro en su residencia de Jartum del ex embajador de España en Sudan, Pedro García Trelles, desde que fue sustituido en su cargo a causa de su estado psíquico ha hecho temer al Ministerio de Asuntos Exteriores que pudiese "cometer alguna imprudencia" con las armas de que dispone como cualquier diplomático acreditado en una plaza considerada como difícil.Para evitarlo el subsecretario de Exteriores, Inocencio Arias, ha incitado a los amigos del embajador en el Ministerio que le llamen por teléfono para tranquilizarle y asegurarse de que vuelve a España en los plazos previstos. A Joaquín Pérez Villanueva, subdirector de la Oficina de Información Diplomática (OID), Trelles le aseguró, por ejemplo, que estaba empaquetando su mudanza y que tenía previsto regresar vía París el 7 de diciembre.

La diplomacia española pidió además al embajador de Marruecos en Jartum, que también mantenía una estrecha relación de amistad -con el polémico embajador, que se asegurase de que los esposos Trelles, se encontraban bien. lo que hizo el jefe de misión marroquí.

La preocupación por las imprudencias que podía cometer el embajador cobraron fuerza cuando declaró a su sustituto, el encargado de negocios Fernando Martínez Westerhausen, que temía por su vida y la de su mujer y llegó a escribir un testamento ológrafo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana