Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush propone a Gorbachov terminar con la guerra fría

El presidente norteamericano, George Buisb, hizo ayer un dramático llamamiento al líder soviético, Mijail Gorbachov, nueve días antes de su encuentro en aguas de Malta, para "derribar las últimas barreras hacia un nuevo mundo de libertad y terminar de una vez para siempre con la guerra fría".

El primer mandatario norteamericano, en el segundo mensaje televisado a la nación desde su acceso a la presidencia, aprovechó la festividad del Thanksgiviqg Day (Día de Acción de Gracias) para ofrecer a sus compatriotas a su interlocutor de dentro de unos días y a sus aliados europeos un avance de sus posiciones para la cumbre flotante del Mediterráneo.Todo el discurso, pronunciado desde su despacho de la residencia campestre presidencial de Camp David, en el Estado de Maryland, fue un canto a la libertad y a la democracia y al papel que Estados Unidos y la Alianza Atlántica han desempeñado para conseguirla.

En todo el mundo, nuevos peregrinos se han embarcado en un viaje hacia la libertad", dijo. "Pueblos enteros se han lanzado a las calles en el este de Europa exigiendo libertad, hablando de democracia. Esto no supone el fin del libro de la historia, sino la conclusión feliz de uno de sus capítulos más tristes".

En los últimos 40 años, prosiguió Bush, Estados Unidos "no ha vacilado en su compromiso con la libertad". "Ayudamos a reconstruir un continente por miedo del Plan Marshall y construimos un escudo, la OTAN, tras el cual norteamericanos y europeos pudimos forjar un futuro en libertad".

El portavoz de Exteriores soviético, Guenadi Guerasimov, saludó el llamamiento de Bush a terminar con la guerra fría y destacó que "el mundo entra en una nueva fase ( ... ) de cooperación amplia y abierta". Asimismo, expresó su convencimiento de que la cumbre Bush-Gorbachov puede permitir que se alcancen "medidas prácticas muy importantes"]

Pasa a la página 3

Bush ofrece apoyo "de amigo" a la reforma soviética

Viene de la primera página

"La lucha entre lo libre y lo que no es libre ha estado simbolizada por una isla de esperanza enclavada detrás del telón de acero: Berlín". Bush rindió tributo a la firmeza mantenida en torno a la defensa de la antigua capital alemana por todos sus antecesores en la presidencia, republicanos y demócratas.

"En el umbral de la década de los noventa, extiendo mi mano al presidente Gorbachov y le pido que trabajemos juntos para derribar las últimas barreras hacia un nuevo mundo de. libertad. Avancemos más allá de una política de contención y terminemos de una vez para siempre con la guerra fría", pidió Bush.

El presidente utilizó sin citarlo la frase de Victor Hugo -"nada puede parar una idea cuando su tiempo llega"- para referirse a la situación en la Europa del Este. "América cree que la libertad es una idea cuyo tiempo ha llegado en la Europa oriental. América quiere que las reformas emprendidas por Gorbachov triunfen. Y América quiere que los soviéticos se nos unan para conseguir una nueva asociación (entre los dos países)", subrayó el presidente.

Con relación a la cumbre de Malta., Bush manifestó que pediría a Gorbachov "seguridades de que el proceso de reforma en el Este continuará". "A cambio", dijo, "le aseguraré que nosotros damos la bienvenida a esas reformas no como un adversario que trata de aprovecharse de las circunstancias sino como un amigo que ofrece su apoyo".

Al mismo tiempo, Bush quiso disipar los recelos europeos ante la posibilidad de acuerdos entre las superpotencias a espaldas de Europa con la afirmación de que en Malta "no surgirán sorpresas para nuestros aliados".

Preocupación europea

Esta preocupación europea le fue transmitida a Bush el martes por el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Hans Dictrich Genscher, y le será reiterada hoy por la primera ministra británica, Margaret Thatcher, que pasará unas horas con el presidente norteamericano en Camp David.

Bush ha alterado sus planes de viaje para detenerse en Bruselas tras su entrevista con Gorbachoven aguas del Mediterráneo. El objetivo de esta etapa, no prevista en sus planes iniciales:

"Asegurar a nuestros aliados que, a pesar de los cambios dramáticos que se están produciendo en la Europa del Este y en la Unión Soviética, Estados Unidos continuará al lado de sus amigos y aliados". Y no sólo continuará, sino que, "incluso si se consigue el noble objetivo de alcanzar una reducción significativa de fuerzas por parte de ambos bloques, Estados Unidos mantendrá las suyas en Europa en tanto en cuanto nuestros amigos lo quieran y nos necesiten".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de noviembre de 1989

Más información