Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enriqueta Otero Blanco, la última guerrillera de Galicia

Enriqueta Otero Blanco, secretaria de Dolores Ibárruri durante la guerra civil y la más conocida sobreviviente de la guerrilla antifranquista gallega, murió anteayer, a consecuencia de un problema renal, en el hospital provincial de San José, en Lugo, cuando estaba a punto de cumplir 80 años.Enriqueta Otero, maestra de profesión, ejerció en diversas escuelas rurales gallegas, en donde organizó vanos grupos de teatro. En 1936, recién casada y destinada en Madrid, se afilió al PCE influida por, un representante de cosméticos. Al estallar la guerra civil se alistó como miliciana de cultura en la Brigada Móvil de Choque de la 46ª División, que dirigía Valentín González, El Campesino, en donde llegaría a obtener el grado de comandante.

En los últimos días de la guerra civil fue recluida por la Junta de Defensa de Madrid en la cárcel de Ventas con otras militantes comunistas, pero logró capitanear una fuga masiva y tomar un tren hasta Lugo. En Galicia se incorporó a la guerrilla con el apodo de María Dolores y resultó herida en varios enfrentamientos armados. En 1946 fue detenida en las cercanías de la capital lucense por la Guardia Civil. Condenada a muerte, una campaña internacional de solidaridad logró la conmutación de la pena y estuvo presa durante 19 años en diversas cárceles españolas.

Liberada en 1966 y rehabilitada como maestra tan sólo un año antes de su jubilación, puso en marcha un proyecto cultural denominado O carriño, a la manera de las universidades populares de la República, que tenía su sede en la reproducción de una palloza (construcción prehistórica de las montañas de Lugo) ubicada en el parque de Rosalía de Castro de Lugo. En 1977 fue candidata al Parlamento español en las listas del PCE, aunque en los últimos años estaba distanciada de la dirección local del partido por lo que ella denominaba "historias de familia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1989

Más información

  • NECROLÓGICAS