Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revilla, Iiberado en la puerta de su casa

El industrial Emiliano Revilla fue Iiberado anoche a las dos de la madrugada en los jardines del Hospital Clínico de Madrid, a muy pocos metros de su casa. Revilla, tras 249 días de secuestro en manos de ETA, se encuentra bien de salud, según su hija Margarita Revilla, quien solamente dijo que había perdido unos "cinco kilos", aunque afirmó que había "comido muy bien" durante su largo cautiverio. Emillano Revilla fue examinado inmediatamente después de su liberación por un médico, quien testificó que se encuentra en "perfecto estado de salud". El industrial no sabe cuánto tiempo duró el viaje desde el lugar del secuestro hasta los alrededores de su domicilio porque "estaba dormido", ni supo decir, según la familia, dónde ha permanecido desde el 24 de febrero, fecha en que el comando Madrid de Ia banda terrorista ETA le secuestró. La familia no quise confirmar el importe del rescate que han pagado, aunque muy posiblemente se acerque a los 1.200 millones de pesetas.

El industrial, tras ser liberado en los jardines del Clínico, se dirigía a pie a su casa cuando fue reconocido en la calle por la periodista de la agencia Efe María José Sáez. En su compañía se dirigió a un bar cercano, desde donde llamó a su casa. Revilla, que había sido advertido por los secuestradores de que no subiera inmediatamente a su domicilio, en la Plaza de Cristo Rey, número 3, pidió a la mujer que hablara con su yerno, Jesús Álvarez, a quien pidió que "bajara a recoger un regalo", informa Emma Roig.

Álvarez avisó a su esposa, Margarita, para que abriera la puerta del garaje y así poder sustraer al industrial a la visión de los policías y periodistas que estaban en la puerta de la calle, y le recogió en el bar desde el que habían llamado.

Emiliano Revilla tenía aspecto de estar recién duchado, según esta misma testigo, y comento "que la ciudad le parecía inmensa". Llevaba una bolsa de unos grandes almaceres, que contenía una tarta hecha por sus secuestradores, así como varios bocadillos y unas gafas oscuras que se negó a ponerse. En una carpeta roja transportaba los dibujos que ha hecho durante su cautiverio porque, según explicó, "en algo había que pasar el tiempo".

El empresario explicó a esta testigo que había tardado una media hora en el trayecto desde el lugar en el que estaba secuestrado hasta los jardines del Clínico. Margarita Revilla, posteriormente, se negó a confirmar o dementir estos datos, señalando que ignoraba el recorrido que había hecho su padre. Revilla, según María José Sáez, pensaba que sólo había estado recluido seis meses (ha estado más de ocho) y dijo que había recorrido 12.000 kilómetros paseando alrededor de los dos metros cuadrados que, según él, medía la habitación.

Revilla dijo que se le había hecho eterno el ascenso desde el zulo en que se encontraba hasta la superficie, lo que hace suponer que estuvo escondido a gran profundidad. Este secuestro ha sido eí más largo de la historia.

Tras las primeras noticias sobre su liberación, varios coches de policía llegaron a su domicilio. Casi al mismo tiempo llegó a la plaza de Cristo Rey un coche con agentes de una compañía de seguridad privada, contratada por la familia para proteger su intimidad durante estas primeras horas de su liberación.

Margarita Revilla declaró a la cadena SER que no sabía si su padre se marchará durante algunos días para descansar, pero que en cualquier caso celebrará antes una conférenla de prensa para agradecer su interés a todas las personas que han mostrado preocupación por su suerte.

Los rumores sobre una pronta, liberación del industrial cobraron fuerza a finales de la semana pasada, y fuentes próximas a la familia ya afirmaron entonces "haber cumplido" con todas las exigencias de la banda terrorista ETA. Aunque Margarita Revilla no quiso hablar del rescate pagado, las mismas fuentes apuntan al pago de unos 1.200 millones de pesetas, que ETA ya había recibido la semana pasada, muy posiblemente en billetes, "y dentro del territorio nacional".

Pocas horas antes de la liberación, el ministro del Interior, José Luis Corcuera, que asistía a yba reunión en Ávila, afirmaba: "No tenemos constancia de que el dinero de la familia Revilla haya llegado a ETA. No lo sé. Yo pienso que no. Sin embargo, cuando la familia dice que ha cumplido todas las exigencias de ETA, pues me entran dudas".

Páginas 15 y 16

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de octubre de 1988

Más información

  • El industrial permaneció 249 días en poder de ETA