ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 25 de febrero de 1988

Secuestrado en Madrid, en el portal de su domicilio, el empresario Emiliano Revilla

  • Cuatro individuos le obligaron a subir a un coche cuando regresaba de su despacho

El empresario Emiliano Revilla Sanz, de 58 años, ex propietario de la empresa Chorizos Revilla y actualmente dedicado a negocios inmobiliarios, fue secuestrado a las 23.15 de ayer en el portal de su domicilio, en la plaza de Cristo Rey, número 3, de Madrid, por cuatro personas -tres hombres y una mujer-. Los secuestradores encañonaron al empresario cuando éste regresaba a su vivienda desde el hotel Mindanao, donde tiene su despacho, y le obligaron a subir a un coche Seat 124 o 1430 de color verde, matrícula M-6236-CF, en el que emprendieron la huida.

Pasadas las dos de la madrugada de hoy no se había producido ninguna llamada de los secuestradores al domicilio del industrial. La policía ha encontrado en el suelo del portal de la vivienda un cargador de una pistola PK con munición FF-77, que, al parecer, se les cayó a los secuestradores en su escapada. Esta pistola podría proceder de un robo a un agente, dado el tipo de munición, según indicaron fuentes policiales.Las investigaciones sobre el caso eran llevadas anoche por el jefe de la Brigada Judicial, el comisario Manuel Prieto, que abandonó el lugar del suceso a primera hora de la madrugada de hoy para coordinar las pesquisas desde su despacho. El secuestro fue presenciado por tres jóvenes que en ese momento paseaban por la zona y que fueron los que avisaron a la policía.

El empresario llevaba una vida muy ordenada. Todos los días abandonaba su domicilio a las 7.30 de la mañana para dirigirse al hotel Mindanao, situado en la calle de San Francisco de Sales, muy próximo a su vivienda, en el que tiene su despacho profesional. Emiliano Revilla volvía a su casa habitualmente por el mismo recorrido, alrededor de las once de la noche, según informa Jesús Duva.

El industrial había manifestado en repetidas ocasiones que no tenía miedo a un posible secuestro, ni siquiera cuando su nombre tomó relieve entre la opinión pública a raíz de sus negocios inmobiliarios, según manifestaron anoche vecinos suyos. Estas personas recordaron que le habían comentado en distintas ocasiones si no le preocupaba circular sin escolta.

El hijo y la mujer de Emiliano Revilla, Margarita Sánchez, se encontraban en el momento del secuestro en el domicilio familiar. En el piso superior reside su hija Margarita, esposa del periodista de TVE Jesús Álvarez. El hijo del empresario, consultado anoche por este periódico, no quiso hacer ningún tipo de declaración por el momento y rogó que se dejara libre la línea telefónica ante la posibilidad de recibir una llamada de los captores de su padre.

A primera hora de la madrugada de hoy, la familia estaba acompañada por su abogado, Rafael Vázquez, y a la espera de tener alguna noticia sobre el caso. Ni la esposa del empresario ni el letrado quisieron hacer ninguna declaración. En las horas siguientes fueron acudiendo a la vivienda más familiares del secuestrado.

La policía estableció inmediatamente controles en las salidas de Madrid, especialmente en la Nacional VI (Madrid-La Coruña), próxima al lugar del secuestro. El director general de la Policía, José María Rodríguez Colorado, fue inmediatamente informado del hecho mientras se encontraba en una cena en el diario Abc.

Sector inmobiliario

Emiliano Revilla se ha convertido a partir de 1986 en protagonista destacado del sector inmobiliario madrileño tras la venta de su imperio de industria alimentaria, constituido en torno a las sociedades Industrias Revillas, Embutidos Moncayo y Hermanos Revilla, SA, a la multinacional holandesa Unilever. Revilla, uno de los empresarios de segunda generación que logró potenciar el negocio familiar, heredó de su padre, Antonio, las industrias cárnicas que vendió por 8.854 millones de pesetas.

La venta de las sociedades de alimentación permitió a Emiliano Revilla entrar en la compraventa de bienes inmuebles en Madrid, coincidiendo con el auge de este negocio producido por el del boom de los precios del suelo en la capital.

Su primera toma de contacto con estas actividades se centró en la negociación abierta para la venta de las Torres de Jerez, como parte del proceso de reprivatización de Rumasa. Su oferta en la que participaban también Alejandro Montaña y Javier Oraá, resultó la adjudicataria en el último Consejo de Ministros del mes de abril de 1986. Otras de las operaciones por las que optó Emiliano Revilla fue la compra del Palacio de Linares y distintos edificios en la calle de Goya. En junio del año pasado, Revilla cerró la operación de compra al grupo francés La Hénin de los locales arrendados por Galerías Preciados en La Vaguada.

Otra de las inversiones concretadas por el hombre de negocios soriano en este sector, esta vez con carácter instrumental, fue la toma de un 33% de Inmobiliaria Teseo; sociedad constituida a partes iguales con Fernando Moreno Barberá y César Montenegro.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana