Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica alcanza unos beneficios de 53.247 millones de pesetas en 1987

Telefónica ha conseguido el mejor ejercicio de su historia durante el año pasado en cualquiera de los parámetros que se contemplen. Los ingresos totales han sido de 568.700 millones de pesetas, lo que supone un crecimiento real del 12%, frente a una tasa media del 6,7% durante los últimos cinco años.Los recursos internos generados han sido 268.971 millones de pesetas y el beneficio neto alcanzado ha sido de 53.247 millones de pesetas, el 17,7% más que el año anterior, lo que entre otras cosas va a permitir obtener el mayor incremento hasta ahora del beneficio por acción, el 14,6%. Por primera vez también, con un dividendo del 11 %, el pay-out es del 85,7% frente al tradicional 99%, iniciándose así una nueva etapa de constitución de reservas con cargo a resultados. El reforzamiento de los recursos propios ha permitido además reducir el endeudamiento al 41,7%, habiendo alcanzado ya el 65,1% de los recursos permanentes.

Para 1988 están previstos unos ingresos por operaciones de 603.000 millones con los que esperan poder establecer un crecimiento del beneficio neto por acción entre el 10% y el 15%.

'Holding' circulante

Junto al ejercicio de la compañía, Telefónica tiene previsto asímismo potenciar su actuación como grupo, apoyándose en algunas de sus empresas participadas como Amper, Sintel, Entel, Comet, y desprendiéndose, sin embargo, de su participación en otras como Alcatel, Telettra o Indelec en cuanto lo aconsejen las circunstancias. El presidente de la compañía, Luis Solana, está dispuesto a desarrollar al máximo el mecanismo de holding circulante, desempeñando el papel de locomotora del sector sin que ello repercuta en los usuarios.Otra de las medidas que se adoptarán a corto plazo es la reestructuración de tarifas, que supondrá un notable incremento en el precio de las llamadas urbanas. Luis Solana anunció también ayer sus intenciones de permanecer al frente de la compañía ante las perspectivas que supone para ese cargo la celebración de los acontecimientos previstos para 1992 en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de enero de 1988