Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duras críticas al Gobierno en el último debate de 'La clave', dirigido por Balbín en un hotel de Madrid

El último debate de La clave, programa de televisión suprimido el jueves de forma fulminante por el director general de RTVE, se desarrolló ayer ante unas 600 personas en el mismo hotel madrileño en el que los socialistas celebraron su triunfo electoral en 1982, y fue emitido en diferido por una cadena de emisoras. Durante el programa, el presentador y director, José Luis Baibín, y los invitados vertieron duras críticas al Gobierno de Felipe González. Balbín aseguró que "el Gobierno socialista interviene en la gestión de TVE desde el primer día". Los asistentes aplaudían constantemente las intervenciones.

Participaron en el último, debate de La clave, que llevaba por título La movida nacional, Gerardo Iglesias, secretario general del PCE; Ramón Tamames, presidente de la Federación Progresista y de la Mesa pro Referéndum de la OTAN; Fernando Castedo, ex director general de RTVE, en representación del CDS; José María Mohedano, miembro del comité de honor de la Asociación pro Derechos Humanos; José Alonso Puerta, dirigente del Partido de Acción Socialista; y Eleno Saña, escritor. José Luis Balbín explicó que, en principio, estaban invitados al coloquio los representantes de los diversos partidos políticos, entre ellos Manuel Fraga, presidente de AP, y Felipe González, en su calidad de secretario general del PSOE. "Es verdad que la representación que hay aquí esta noche es muy parcial", expuso Balbín. "Herrero de Miñón iba a venir en lugar de Fraga pero ha preferido no hacerlo porque le parecía que era un debate entre gente de izquierdas". Óscar Alzaga, presidente del PDP, coligado en el Grupo Popular, escuchó parte del debate desde la primera fila. Alzaga declinó la invitación que le hizo el presentador desde la mesa para que participase en el coloquio. El ex director de La clave dijo también que había recibido mensajes de solidaridad, como el de José Antonio Segurado, presidente del Partido Liberal; "y de algún alcalde de gran ciudad, socialista, que no voy a citar por si acaso tiene después problemas", indicó.. Respondiendo a una de las preguntas del público, que los miembros del equipo de La clave recogían escritas en papeles, José Luis Balbín se ratificó en sus recientes declaraciones: En Televisión Española no se puede hablar de la OTAN; pero yo diría también en el contexto que no se puede hablar de la OTAN y de otras muchas cosas. Respecto a las presiones, yo tengo que decir que las hay. El Gobierno interviene en TVE desde el primer día. Desde la Moncloa o desde la sede del PSOE se llama a los directivos o directores de programa como yo".

Balbín dijo también que en el último año el equipo de La clave no pudo nunca seleccionar la película que quería, y que TVE boicoteaba el programa no dotándolo de medios; o "propagando infundios como que yo había firmado un contrato con una empresa privada" o impidiendo que vinieran algunos invitados, afirmó.

Todos los invitados al coloquio de ayer expresaron su alarma ante la decisión tomada por TVE. "Con La clave", dijo Castedo, "desaparece el único programa de debate en directo que había en TVE". Ramón Tamames resaltó "la arrogancia del poder y la soberbia del Estado". El escritor Eleno Saña añadió posteriormente, una vez caldeado el debate, que "este Gobierno es arrogante, pero sólo con los que cree débiles, porque es vergonzantemente servil con los focos del poder interiores y, sobre todo, exteriores". Mohedano subrayó el "desprecio absoluto por parte del Gobierno hacia la información. Sólo utiliza los medios de comunicación para hacer propaganda política. En este sentido, La clave era un obstáculo", dijo.

A pesar de la dureza de algunas de las intervenciones, hubo muchos momentos de distensión. "No nos vimos así, ni siquiera en el régimen anterior", dijo Balbín. A la frase siguió una salva de aplausos, y a ésta el grito de un espontáneo: "¡Viva el Régimen anterior!", lo que fue recibido con risas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de diciembre de 1985