Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de militares 'fusiló' al alcalde de un pueblo de Huesca durante unas maniobras

El alcalde y un vecino de la localidad de Avena (Huesca) fueron fusilados con balas de fogueo el pasado día 6 por miembros de una Compañía de Operaciones Especiales (COE) del Ejército de Tierra, mandados por un teniente. El fusilamiento se produjo en la plaza del pueblo, en la que habían sido congregados previamente los escasos vecinos de la localidad, tras la lectura de un bando en el que se acusaba a los fusilados de "colaboracionistas".

Los soldados de la COE estaban realizando unos ejercicios habituales, junto con alumnos de la Academia General de Zaragoza. Al llegar al citado pueblo, situado a unos 20 kilómetros de Jaca, en el Alto Aragón, los participantes en las maniobras apresaron a varios enemigos, entre quienes descubrieron, una vez examinados los documentos que portaban, al alcalde del pueblo. Minutos más tarde y, al parecer, por orden del teniente que mandaba la COE, se leyó públicamente un bando en el que se convocaba a los vecinos a la plaza de la localidad.Ya en la plaza, el alcalde y un vecino fueron acusados de "colaboracionistas" y se anunció su inmediata ejecución frente a una pared. Un grupo de soldados armados se situó frente a las víctimas y el teniente pronunció los gritos reglamentarios de Preparados, Apunten y Fuego, mientras varios de los vecinos, especialmente algunas mujeres, no podían reprimir gritos de espanto. Sonaron los disparos, pero los dos atemorizados fusilados continuaron de pie, mientras se escuchaban ya algunas risas entre los soldados, que habían disparado simples balas de fogueo.

El alcalde, que pidió que su nombre no apareciera en los medios de difusión, declaró a primera hora de la madrugada de hoy que todo lo ocurrido "no fue más que una broma pesada". Añadió que, tanto él como el vecino que le acompañó como víctima en el simulacro de fusilamiento no temieron "nada serio" en ningún momento, y que tampoco fueron objeto de violencia alguna por parte de los militares. "Todos los años vienen por el pueblo de guerrillas y de maniobras, pero este año se pasaron un poco", comentó.

Disculpas

En los días posteriores al suceso, un capitán y un comandante del Ejército acudieron al pueblo de Avena para pedir disculpas a las víctimas por lo ocurrido. "Les di mi palabra de que les perdonaba y, por nada del mundo, quiero que le hagan ningún daño a ese señor (el teniente), al menos por nuestra parte. Perdonamos todo", insistió el alcalde.Ayer no fue posible confirmar si el teniente que mandaba la COE había sido sancionado por su actuación, aunque fuentes militares consultadas indicaron que es casi seguro que habrá sido arrestado por su comportamiento.

La noticia sobre lo sucedido en Avena fue difundida ayer por primera vez a las 23.00 horas a través de Radio Aragón de Jaca, emisora vinculada a la cadena SER. Entre las 22.00 y las 23.00 horas, los pocos trabajadores de la emisora acostumbran a salir para cenar, mientras dejan conectada la emisora con los programa de la cadena.

En ese espacio de tiempo, algún desconocido penetró en el local y destruyó tres grabadoras, dos giradiscos, cascos, enchufes y otros materiales. También sustrajeron cerca de 30.000 pesetas que había en la emisora.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de junio de 1984

Más información

  • El fusilado califica el hecho de 'broma pesada'