Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibertex será la denominación del servicio español de videotex

El futuro de una pequeña gran revolución en los flujos tradicionales de la información va a empezar para España dentro de poco. Para el año que viene, en efecto, se prevé la primera fase de implantación y expansión comercial de¡ servicio de videotex, impulsado fundamentalmente por la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE) bajo la denominación particular de Ibertex.Cuando en 1984 el servicio público del videotex español pueda ser contratado libremente por los usuarios -institucionales, empresariales o profesionales- interesados en utilizar a domicilio, a través de videoterminales, las páginas de información disponibles habrá concluido un largo proceso de investigación y gestación en el que la CTNE ha sido pionera en Europa.

En estos momentos tan sólo el Reino Unido, primer país que introdujo este sistema de información, cuenta con un servicio abierto o ya comercializado. El llamado Prestel, en funcionamiento desde 1979. En los demás países occidentales, los servicios correspondientes se hallan en fase de experimentación más o menos avanzada.

Como es sabido, el videotex es un nuevo sistema de tratamiento automático de la información, escrita y gráfica, al cual se accede a partir del teléfono como vía de transmisión y del televisor doméstico o de un receptor especialmente preparado como videoterminal. A diferencia del teletexto, servicio que se difunde a través de las bandas de señal de la televisión convencional, el videotex es un sistema virtualmente interactivo, es decir, que permite técnicamente el diálogo y la transmisión entre usuario y fuente de información.

Ante la previsible demanda social y a partir de la sólida investigación desarrollada en su centro de investigación y desarrollo (CEI), la Telefónica impulsó el estudio y gestión de un sistema propio de videotex, que empezó a funcionar en plan experimental a raíz del Mundial-82.

Aquel plan piloto de videotex, que comprendía la conexión de cuatrocientos videoterminales, repartidos, tras el Mundial, entre los usuarios -especialmente instituciones, grandes empresas y algunos profesionales- de toda España, permitirá poner a punto hasta 1984 el complicado sistema de gestión técnica y comercial del servicio (estandarización de elementos del sistema, normas de contratación, tarifas, etcétera).

CTNE, pionera

El servicio videotex requiere la confluencia de cuatro sectores imprescindibles para el desarrollo de este nuevo sistema electrónico de información: los proveedores de páginas o fondos de información (entidades públicas o privadas que deseen poner a disposición del público la información que posean), los proveedores de vías y redes de transmisión (en España, CTNE, como monopolizadora de la infraestructura para el servicio público de transmisión de datos), los fabricantes de televisores y componentes electrónicos y, finalmente, los usuarios (potencialmente, todos los abonados al servicio telefónico, disponiendo de un televisor adaptado al sistema).CTNE ha desempeñado hasta la fecha el papel de catalizador del proyecto, actuando simultáneamente en los distintos frentes de mentalización y gestión. Una de las graves dificultades del proyecto era establecer el procedimiento técnico para la conexión de los videoterminales (televisores y modems) al sistema videotex. Cuando la Telefónica se planteó el problema sólo existía la norma inglesa, que el Reino Unido había establecido para su sistema Prestel, y para no caer bajo la dependencia de la tecnología británica se inventó una norma española, bautizada con el término Norex. P. Ultimamente la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) forzó el acuerdo sobre una norma europea en este campo, que será ahora la seguida en España.

Otro paso fundamental era la promoción y coordinación de los servicios de información a partir de las múltiples fuentes susceptibles de convertirse en poseedores. Para ello se creó la Asociación Española de Proveedores de Servicios Videotex, que agrupa ya cerca de un centenar de entidades públicas (CTNE, Efe, Dirección General de Correos y Telecomunicacíones, Iberia, Ministerio de Industria y Energía, Universidad Politécnica de Madrid, Renfe, etcétera) y privadas (por ejemplo, los grandes bancos: Bilbao, Vizcaya, Hispano, la Confederación de Cajas de Ahorros, diversas editoriales, algunos diarios, agencias de seguros, de viajes, etcétera). Estos proveedores serán los únicos responsables de la veracidad y actualidad del contenido informativo de sus catálogos de datos. Ellos introducirán los datos en el servicio para disposición de los usuarios, ya sea de forma generalizada o restringida; en este último caso se constituiría un grupo cerrado de usuarios dentro del servicio público videotex.

Se da el caso incluso de nuevas empresas constituidas específicamente para orientar a los posibles proveedores en la carga de ordenadores con la información a transmitir por videotex. Así, se han formado ya las empresas Videodata (Madrid), Viwdata Española (Barcelona), Videuzka (Basauri) y Visuladata (Mallorca).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 1983

Más información

  • Su lanzamiento tendrá efecto en 1984