Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NAVARRA

Tres movimientos sísmicos alarmaron a numerosos vecinos de Pamplona

Tres movimientos sísmicos se produjeron ayer entre las seis y las ocho de la mañana de ayer en Navarra. Los temblores de tierra provocaron gran alarma entre la población hasta el punto que numerosas personas -sobre todo en el extrarradio de Pamplona- abandonaron sus domicilios y salieron a las calles por estimar que allí su seguridad sería superior. No se registraron daños personales, aunque sí hubo algunos destrozos materiales de escasa consideración.

Este es el tercer fenómeno sísmico que se registra en Navarra en los últimos cuatro meses y ha sido el de mayor intensidad. El primer movimiento sísmico de los que se registraron ayer ocurrió a las 6.06 horas, según el servicio sismográfico del Observatorio de Toledo. Alcanzó una intensidad de 4,8 de la escala Richther y tuvo una duración de unos veinte segundos. El epicentro se localizó a unos cuatrocientos. kilómetros en línea recta desde Toledo hacia la altura del Pirineo hispano-francés."Con carácter inmediato", dice una nota hecha pública ayer tarde por el Gobierno Civil de Navarra, "se pusieron en marcha los dispositivos previstos en el plan de terremotos de protección civil, alertándose a todos los servicios previstos (Guardia Civil, bomberos, DIA y Cruz Roja), bajo la dirección del gobernador civil". Media hora después, exactamente a las 6.35 horas, se produjo un segundo temblor con un grado de intensidad de 3,4 de la escala Richther y posteriormente, a las ocho horas de ayer se pudo sentir un tercer temblor, aunque este fue de escasísima intensidad.

En ninguno de los tres temblores se produjeron víctimas ni daños de consideración, aunque sí hubo que registrar algunos desperfectos materiales.

En la zona donde se registró el epicentro -en el Pirineo hispanofrancés- se producen frecuentemente estos pequeños temblores de tierra aunque ninguno de ellos había alcanzado una intensidad tan grande como el de ayer.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de mayo de 1982