Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANARIAS

Diez muertos al estrellarse un avión militar en Gran Canaria

Diez militares, cinco tripulantes y otros tantos pasajeros resultaron muertos ayer al estrellarse en la zona alta de la isla de Gran Canaria un avión de transporte militar Hércules C-130 del Ejército del Aire, de la base de Zaragoza. Aunque se desconocen por el momento, los motivos del accidente, parece ser que fue provocado por el mal tiempo reinante ayer en el archipiélago canario, con fuertes vientos de componente norte y una espesa niebla.

El avión había despegado a las diez de la mañana, hora de Madrid, desde el aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife, y tenía previsto hacer escala en Las Palmas para recoger a setenta soldados con destino a la Península. No obstante, media hora después, el avión militar perdió todo contacto con la torre de control del aeropuerto de Gando, cuando ya sobrevolaba la isla de Gran Canaria. Inmediatamente, fue dada la alarma y fuerzas de la Guardia Civil y del Ejército procedieron a rastrear diferentes zonas de la isla, donde presumiblemente se había estrellado el avión.Sobre las dos de la tarde fueron localizados, en un radio de dos kilómetros, los restos del aparato, en la zona denominada Hoya del Gamonal, en el término municipal de San Mateo, un lugar muy abrupto y al que se llega a través de una pista de tierra en pésimas condiciones. Al lugar fueron enviadas con urgencia ambulancias militares, ante la posibilidad de que hubiera algún superviviente.

La zona fue inmediatamente acordonada por fuerzas militares, que impidieron el acceso a toda persona civil en el radio donde quedaron esparcidos los restos del avión. Según parece, el Hércules no se incendió tras el impacto con el suelo, aunque los cuerpos de los tripulantes y pasajeros quedaron totalmente destrozados.

La lista provisional de los diez militares fallecidos es la siguiente: los tripulantes capitán Sánchez Bravo, teniente Treviño, teniente Mora, brigada Treseño y sargento primero Aguado, y los pasajeros teniente Iglesias Montero, brigada Maestre (ambos del Ejército de Tierra), el capellán de la base aérea de Gando Lorenzo Latorre, capitán Fernando Pellicer y el brigada De Pablos Chueca.

En el lugar del accidente se personaron, tras conocerse la localización de los restos del aparato, el jefe del Mando Aéreo de Canarias, Emilio García Conde, el gobernador civil de Las Palmas, Fernández Escandón, y el juez instructor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 1980