Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pilar Gómez Centurion

Reportaje:JARDINERÍA

Aprender a regar

Parece cosa de niños, pero proporcionar a cada planta el agua necesaria sin saturarla es un aprendizaje que implica observación y paciencia. No existen recetas. Hay que calibrar factores como el tipo de planta, la composición de la tierra o los hábitos de riego previos.

Un abril encantado

Las glicinias aportan un halo romántico en cualquier jardín y convierten el rincón en el que se ubican en la estampa de un cuento de hadas. Requieren suelos bien drenados, y es esencial una poda sistemática que controle su desbordante vitalidad y ayude a una floración más abundante y prolongada.