Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sobre el blog

Mientras un toro de encastada nobleza y un héroe artista sean capaces de fundirse en el misterio de la lidia y un solo aficionado se siente en la dura piedra de un tendido para asistir a un espectáculo inenarrable, la tauromaquia permanecerá viva