_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Yellowstone’: ¿cómo hemos podido vivir hasta ahora sin este Kevin Costner?

He dejado a medias todas las demás series para perderme por las majadas y praderas de ese rancho tan grande

Kevin Costner, en una imagen de 'Yellowstone'.Foto: PARAMOUNT NETWORK | Vídeo: skyshowtime

La llegada de Sky Showtime a España nos ha abierto un territorio cuya extensión tan solo intuíamos. Los que estamos al tanto de estas cosas leíamos noticias sobre un wéstern contemporáneo que encandilaba a los yanquis, sabíamos que lo sostenía Kevin Costner y que se le habían unido Hellen Mirren o Harrison Ford, pero como a España no llegaba, los más escépticos lo negaban, y los más cínicos decían que no sería para tanto. Ahora, la nueva plataforma nos lo ha servido, y ante nosotros se extiende un universo narrativo alucinante, con tantas horas de disfrute como acres tiene el rancho de los Dutton en Montana. Mientras veo los capítulos de Yellowstone me pregunto cómo hemos podido vivir todo este tiempo sin esta serie que ha hecho de su autor, Taylor Sheridan, el profeta del wéstern.

La buena noticia es que tenemos, de golpe, muchísimo por disfrutar: cinco temporadas de Yellowstone y dos miniseries, 1883 y 1923, que cuentan los orígenes de la familia Dutton. Yellowstone es un wéstern de hoy, con helicópteros, móviles y fondos de inversión, pero también con caballos, ganado y paisajes en formato panorámico con el horizonte alto o bajo, a lo John Ford. ¡Tiene hasta indios!

He dejado a medias todas las demás series para perderme por las majadas y praderas de ese rancho tan grande como Rhode Island, que obligará a los críticos a resucitar una vez más ese género al que han matado tantas veces. Porque el wéstern es como el teatro o la novela: siempre se está muriendo. Cada año, alguien firma su certificado de defunción, y al año siguiente revive. Y revive en su forma genuina, no estoy forzando una idea generosa del género. Yellowstone huele a bosta y a cuero, y es lo más molón de la tele. Nadie le tose a este Kevin Costner malvado y montaraz.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Sergio del Molino
Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_