Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La Liga de los hombres (muy) ordinarios

El documental retrata a tipos bastante ordinarios blanqueados por periodistas que llamaban “carácter” a la mala educación, “fuerte personalidad” a sus actitudes de matones y “amor por los colores” a lo que años después los juzgados consideraron malversación

Manuel Ruiz de Lopera, en 'La liga de los hombres extraordinarios'. Vídeo: EPV

Cuenta Mónica Marchante en La liga de los hombres extraordinarios (Movistar Plus+) que un día, mientras trabajaba, un tipo le espetó: “¿coges todo tan bien como el micrófono?”. No eran los tiempos de Mari Carmen Izquierdo —inciso para suplicar que alguien dedique una serie, película o documental a su imprescindible figura—, pionera de la presencia femenina en el periodismo deportivo, sino el final de los ochenta, cuando las mujeres no eran ya una anomalía en ningún mercado laboral. Hay, además de machismo, racismo y homofobia, la sorprendente revelación de que en los noventa las mujeres tenían prohibido el acceso a palcos como el del Real Madrid de Sanz o el del Betis de Lopera.

El documental retrata a un puñado de hombres bastante ordinarios blanqueados por periodistas que llamaban “carácter” a la mala educación, “fuerte personalidad” a sus actitudes de matones y “amor por los colores” a lo que años después los juzgados consideraron malversación. Dicen algunos, con cierta nostalgia inexplicable, que los grotescos sucesos que se narran son acordes a la sociedad del momento, que “eran otros tiempos”. Lo pongo en duda, no recuerdo que en los noventa que viví la homofobia, el machismo y el racismo se ejerciesen con luz y taquígrafos, ese privilegio se concedía únicamente a un puñado de tipos para los que algunos periodistas ejercieron de paraguas y altavoz e incluso convirtieron en iconos pop a fuerza de reírles una gracia que no tenían.

Hay un exabrupto especialmente penoso, una periodista le afea a Gil que llegue tarde a una rueda de prensa y él la trata con una condescendencia vergonzosa ante las risas cómplices de los compañeros. Esa complicidad fue la que dio alas a personajes muy dañinos, y “otros tiempos” el biombo tras el que ahora algunos esconden la vergüenza de haber aceptado lo inaceptable.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Eva Güimil

Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS