LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Gobierno ayudará a las televisiones privadas con 15 millones de euros

El Consejo de Ministros aprueba la partida para compensar gastos de emisión y la fuga de anunciantes del sector, cifrada en un 18%

El plató de 'El hormiguero', el primer día sin público.
El plató de 'El hormiguero', el primer día sin público.

El Gobierno destinará 15 millones de euros a las televisiones privadas, como parte de las ayudas urgentes para paliar el impacto del coronavirus en la economía que el Consejo de Ministro ha aprobado este martes. En el texto se describe la partida como una compensación temporal de determinados gastos de cobertura poblacional obligatoria del servicio de televisión digital terrestre (TDT) de ámbito estatal.

“Con carácter excepcional, se aprueban ayudas por importe de 15 millones de euros para compensar una parte de los costes de los prestadores del servicio de comunicación audiovisual de televisión digital terrestre de ámbito estatal, derivados de mantener durante un plazo de seis meses determinados porcentajes de cobertura poblacional obligatoria”, indica el Gobierno en el texto, según la agencia Europa Press.

El texto, que es un borrador y todavía podría sufrir cambios, no define las condiciones ni los beneficiarios, pero sí se ve prevé que incluya a Mediaset y Atresmedia, los medios de comunicación más rentables en España, así como Vocento, Unidad Editorial, Grupo Secuoya, DKiss, Real Madrid TV y 13TV. Según el Ejecutivo, los servicios audiovisuales "juegan una trascendente doble función como servicios esenciales, que se ha visto reforzada en el contexto de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19”.

Las televisiones constituyen, prosigue el texto, “una vía fundamental para que los ciudadanos puedan informarse y puedan manifestarse las diferentes corrientes de expresión en la sociedad española”, y proporcionan “servicios de ocio y entretenimiento, que cobran especial relevancia en estos momentos de confinamiento domiciliario”.

La crisis del coronavirus ha empotrado a la televisión española en aquella frase de Dickens en la que el mejor de los tiempos era también era el peor de los tiempos. Nunca, desde que se empezaron a medir las audiencias de la forma actual, se han visto las cifras que está dejando el estado de alarma. Con la población española recluida en sus casas, el consumo de televisión durante todo marzo se ha disparado a 282 minutos diarios por habitante de media, 89 minutos (hora y media) más que en tiempos normales; y con un récord que, como el mes en sí, queda para el recuerdo histórico: 344 minutos por habitantes el 15 de marzo, día siguiente al anuncio de que el Gobierno decretaría el estado de alarma. Cinco horas y 44 minutos. Pero, a la vez, la publicidad, el verdadero sustento del medio, escasea como no lo ha hecho en años.

El tradicional informe con las audiencias de cada mes de la consultora Barlovento se lee este mes como un carrusel de récords: el consumo se ha disparado un 40% en toda en España, más de un 30% sin excepción en todas las comunidades. Lo ha hecho en las edades: los niños (4 a 12 años) la vieron un 50% más, los jóvenes (13 a 24 años), un 60%. Las franjas horarias más débiles se han robustecido como nunca: un 65% la mañana, un 42% la sobremesa y un 50% la tarde. Son huecos centrados en información, algo que se consume vorazmente: el canal 24 Horas de TVE tiene un 1,8% de cuota de pantalla, algo que no ocurría desde octubre de 2017, en plena crisis catalana. Los informativos más vistos, sin embargo, son los de Antena 3. También se habla de televisión más que nunca. En marzo hubo 9.800.000 tuits sobre contenidos, un millón y medio más que el mismo mes de 2019. El coloso catódico ha cobrado unas dimensiones masivas nunca vistas.

Caída de ingresos

A la vez, la industria televisiva se encuentra en el mismo atascadero que el resto de medios. En esta época de consumo masivo, cuando mayor es el servicio social que prestan, es cuando menos publicidad ingresan. En el texto, el Ejecutivo lo reconoce: estas televisiones se encuentran en “la situación paradójica de que han visto aumentar su audiencia por las medidas de confinamiento, pero al mismo tiempo están sufriendo una brusca caída de sus ingresos desde el inicio de la crisis, debido principalmente a la cancelación de campañas publicitarias de empresas que han visto suspendida o ralentizada su actividad”.

Es el mismo problema que atañe a la prensa, que ha visto caer entre el 75% y el 80% de sus ingresos por publicidad, según la Asociación de Medios de Información. La previsión para abril era, la semana pasada, un 50% menor que a principios de mes. En radio, la Asociación Española de Radiodifusión Comercial calcula entre un 70% y un 80% la caída de la inversión publicitaria.

En televisión las cifras son más relativas, pero también malas. En las dos semanas que han pasado que se decretó el estado de alarma, la ocupación publicitaria ha caído un 14,6%. Antes había 1.709 horas y después, 1.460: 249 menos. Y hay una progresión gradual, como se refleja en un informe publicado el lunes por la agencia Dos30’. La primera semana los anuncios cayeron un 12,6%; la segunda, un 29%. De 886 horas de publicidad en la semana que va del 9 al 15 de marzo, se pasa a 555 la pasada. La publicidad de objetos personales prácticamente ha desaparecido: un 91,4% ya no está. Los anunciantes han bajado, de 973 en los primeros 15 días a 800 en los siguientes.

Más información

Lo más visto en...

Top 50