El impacto de la tecnología en la hostelería: de la comanda digital al pago con código QR

A través de un único ‘software’ diseñado para bares y restaurantes, Square permite agilizar el trabajo en sala y cocina. Así se gana tiempo, aumenta la productividad de la plantilla y se favorece la atención al cliente

Gracias al código QR, los clientes pueden consultar la carta, elegir los platos y pagar sin depender del personal.
Gracias al código QR, los clientes pueden consultar la carta, elegir los platos y pagar sin depender del personal.

La hostelería es una de las palancas más importantes de la economía española. Según datos del Observatorio de Hostelería de España, en 2021 trabajaron en este sector hasta 1,5 millones de personas. Antes de la irrupción de la covid-19, el 6,4% del PIB español procedía de esta actividad. Tras superar lo peor de la pandemia, los responsables de bares y restaurantes han ido paso a paso recuperando la normalidad y las cifras de negocio ya se aproximan a la etapa anterior al coronavirus.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) referidos a abril, la hostelería incrementó sus ventas un 105,2% respecto al mismo mes de 2021. De ahí lo importante que resulta desarrollar herramientas que ayuden a los hosteleros –actores indispensables en la recuperación de la economía en esta era postpandemia– a adecuarse a este nuevo contexto en el que la tecnología se ha convertido en un aliado imprescindible.

Desde el pasado mes de enero, Square ofrece en España un paquete integral de herramientas de software y hardware personalizable a las necesidades de cada negocio (bares, restaurantes, cervecerías, cocinas fantasmas), que está pensado para ayudar en la gestión y el crecimiento de la empresa. En concreto, consta de un sistema de terminal de punto de venta (TPV) diseñado para facilitar la experiencia de propietarios, personal y clientes.

Este programa desarrollado específicamente para la hostelería permite, desde una única aplicación, tramitar pedidos, aceptar pagos y agilizar las operaciones sin dejar de ofrecer la mejor atención a los usuarios. Porque hoy ya no es necesario contratar a distintos proveedores para controlar comandas, dirigir plantillas, crear una carta online y recibir información en tiempo real de cómo evoluciona el negocio. Todas estas tareas se pueden completar de manera simultánea y a golpe de clic desde un mismo dispositivo.

El sistema TPV de Square busca, sobre todo, ahorrar tiempo y recursos. Para conseguirlo, incluye una serie de funcionalidades dirigidas a agilizar el servicio y gestionar mejor el negocio. Un ejemplo es el uso de la tecnología contactless, gran aliada de bares y restaurantes durante la pandemia. No solo ha permitido garantizar la seguridad de los clientes los dos últimos años, sino también agilizar procesos, ofrecer una experiencia más personalizada e incluso abaratar costes.

Códigos QR, higiene y agilidad

En este sentido, las soluciones de códigos QR son perfectas para cualquier bar o restaurante. Al escanearse con un smartphone, conducen automáticamente a una página web o a una aplicación. Así, los clientes pueden consultar la carta, escoger los platos y pagar sin depender del personal.

A través de servicios como Square Online es posible crear cartas digitales, que combaten la transmisión de gérmenes y reducen los costes de impresión, y están vinculadas a un código QR personalizado. Estas cartas pueden incluir numerosa información de los platos (desde fotografías a descripciones de los ingredientes, acompañamientos, recomendaciones…), se pueden modificar al instante y no obligan a reimprimirse con cada cambio. Esto repercute en la sostenibilidad del negocio, algo que los clientes valoran (y exigen) cada vez más.

El sistema repercute en la productividad de los empleados, ya que permite actualizar los menús en tiempo real, repetir pedidos o consultar y gestionar las comandas.
El sistema repercute en la productividad de los empleados, ya que permite actualizar los menús en tiempo real, repetir pedidos o consultar y gestionar las comandas.

Este sistema tampoco requiere el uso de tarjeta. El usuario introduce sus datos de pago en el smartphone tras hacer el pedido y, gracias al sistema de TPV, este se procesa y registra automáticamente. El último paso involucra a la cocina: una vez aceptado el pago, el TPV envía la información de la comanda al personal que está entre los fogones. Aparte, se puede instalar un hardware de TPV especializado y una pantalla para que los cocineros vean los pedidos entrantes y mejorar la gestión.

Otra de las ventajas de la tecnología QR es que se reducen los tiempos de espera, ya que los clientes pueden consultar las cartas digitales antes de sentarse a la mesa, lo que agiliza el proceso. También ayuda a fidelizar ventas e incluso puede favorecer una mayor facturación, ya que a través de estos códigos es posible proporcionar sugerencias, extras y descuentos al cliente a medida que escoge los platos.

Todas estas herramientas son sencillas de configurar, y en pocos minutos se pueden empezar a utilizar. La gama de dispositivos de Square se adapta a restaurantes de cualquier tipo

Una plataforma con múltiples funciones

Pero el software de TPV de Square para hostelería permite muchas otras cosas. Por ejemplo, actualizar los menús en tiempo real o repetir pedidos, consultar y gestionar las comandas (en persona, en línea o por teléfono) desde un mismo lugar y llevar un control del rendimiento del negocio con informes completos. Todo esto repercute, a su vez, en la productividad de los empleados.

Por su parte, el sistema digital de pedidos para cocina (KDS) envía notificaciones y ayuda a configurar temporizadores para servir todos los pedidos a tiempo. Desde esta aplicación, es posible controlar todos los platos desde un único sitio, con independencia de dónde se hayan introducido, y enviarlos a áreas concretas.

Todas estas herramientas son muy sencillas de configurar, y en cuestión de pocos minutos se pueden empezar a utilizar. De hecho, la gama de dispositivos de Square se adapta a restaurantes de cualquier tipo, y miles de estos negocios en todo el mundo ya han comprobado su eficacia. Existen tres planes de precios: uno gratuito, que cubre el servicio básico del día a día; el plan Plus, para necesidades más complejas, y el plan Prémium. Estos dos últimos incluyen una prueba gratuita de 30 días.

Más información pinchando aquí.

Archivado En