Especial publicidad

La revolución está en marcha: Telefónica alumbra la era del milisegundo con su 5G

La operadora de telecomunicaciones enciende su red de 5G para consolidar su liderazgo tecnológico y contribuir a la transformación digital de España

El pitido te delata. Una de las pruebas que se deben pasar para renovar el carnet de conducir consiste en un test psicotécnico que calibra nuestra coordinación y nuestros reflejos. Cada mano, de manera independiente, dispone de un mando que sirve para mantener una pelota, que viene a ser el vehículo, dentro de una línea, que representa la carretera. Parece un juego de niños, pero esa autonomía, ese recorrido distinto para la mano izquierda y para la mano de derecha, que obliga a rectificar por separado y sin que una siga a la otra, complica las cosas. Y claro, los pitidos, que suenan cuando la ‘bolita’ sale del camino, se chivan de tu falta de pericia y de reflejos.

Y suenan, vaya que sí suenan, para evidenciar que nuestros ojos y nuestros reflejos, incluso aunque sean aptos para la conducción, se toman su tiempo antes de reaccionar. Los cálculos apuntan a que, en el mejor de los casos, el ser humano es capaz de responder a estímulos así en un quinto de segundo, es decir, en 200 milisegundos.

Más rápido nos resulta imposible. Escapa a nuestros ojos y nuestras respuestas de forma natural. Pero para eso está la tecnología. Para ponerse al servicio del ser humano y mejorarnos y completarnos. ¿Se imaginan reaccionar en un milisegundo, responder en una milésima parte de un segundo? Parece ciencia ficción. Pero no, no lo es.

La respuesta a los nuevos tiempos

Esa conquista, esa reacción en un milisegundo, es uno de los hitos que trae consigo la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil, el 5G, y esta semana Telefónica ha lanzado el suyo, su 5G. Lo hace para afianzar su liderazgo digital y alumbrar una nueva era, la de la hiperconectividad, la era del milisegundo. “Un milisegundo es mucho más que un nuevo tiempo de respuesta. Es la respuesta de Telefónica a los nuevos tiempos. Es el compromiso de Telefónica con el futuro del país”, subraya el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Esa respuesta se plasma en el objetivo de que su red 5G llegue al 75% de la población española antes de acabe 2020. Con su misión de hacer un mundo más humano conectando la vida de las personas y con su principio de abogar por una digitalización inclusiva, en la que nadie quede fuera, Telefónica pondrá su red al servicio todos, a disposición de todas las Comunidades Autónomas.

Con este lanzamiento, la operadora prolonga el compromiso adquirido a finales de julio, cuando presentó su nuevo ‘Pacto Digital para reconstruir mejor nuestras sociedades y economías’, momento en el que ya anunció que en 2025 su fibra óptica ya llegaría al 100% de España y sería líder en 5G. Poco más de un mes después, con este nuevo anuncio manifiesta su vocación de ponerse al servicio de la sociedad cuando lo necesita y donde lo necesita, en este caso en la transformación digital que España precisa y que Europa ampara para reactivar la economía y el tejido social y empresarial tras el duro impacto del coronavirus.

Si durante los meses más duros de la pandemia Telefónica se volcó en mantener las telecomunicaciones y la conectividad para suavizar los efectos del confinamiento, en estos momentos, cuando es necesario pensar en una reconstrucción que mire al futuro, surge como un aliado fundamental para acometer una digitalización que sitúe a España en condiciones de competir en el siglo XXI. Como destaca Álvarez-Pallete, “esta es una oportunidad de oro para que España lidere la cuarta revolución industrial y aproveche la mano tendida de Europa para el proceso de reconstrucción”.

Mucho más que una nueva generación

Porque justamente eso, una revolución industrial, es lo que traerá consigo el 5G en todo el mundo. Y España, de la mano de Telefónica, se encuentra en condiciones de llegar puntual a la cita con el futuro. “El 5G no es sólo una nueva generación de telefonía móvil. Es una revolución por sus aplicaciones prácticas para todos los sectores y porque permite ampliar la cobertura de ultra banda ancha en las zonas rurales y en la España vaciada. Con el 5G llegan multitud de beneficios transversales para sectores como el turismo, la energía, la automoción o la salud”, resalta el presidente de Telefónica.

En efecto, esta nueva generación de telefonía móvil permite la conectividad ultrarrápida y con unas capacidades diferenciales en términos de ancho de banda, tanto de subida como de bajada, muy baja latencia –esa respuesta en 1 milisegundo- y capacidad para conectar a millones de dispositivos. La gran transformación del 5G es que hará posible un mundo en el que miles de millones de objetos y dispositivos de uso cotidiano estarán conectados entre sí y con nosotros, con un mayor ancho de banda y esa velocidad de milisegundos. Es decir, el espaldarazo para el Internet de las Cosas (IoT) será espectacular.

Para los clientes particulares, el 5G situará a la domótica y la eficiencia energética en los hogares en una nueva dimensión. En cuanto al ocio y el entretenimiento, podrán descargarse películas en segundos o disfrutar de retransmisiones deportivas en directo en las que tendrán una experiencia 360º y podrán ver cualquier ángulo del partido como si estuvieran en la cancha y con todas las estadísticas a su disposición. Quienes sean aficionados al ‘gaming’ contarán con una experiencia en movilidad similar a la que les aporta la fibra en el hogar, o sea, sin interrupciones o latencia. Así, el 5G permitirá jugar, en el teléfono móvil, como si se estuviese en la pantalla del ordenador de casa o en una videoconsola.

Para las empresas, el 5G modificará los modelos productivos. La robotización, el uso de la inteligencia artificial y la utilización de los servicios en la nube (‘cloud’) crecerán exponencialmente, también de manera más eficiente, sostenible y eficaz.

La fibra como punta de lanza

Para hacerlo realidad, para que las promesas del 5G se conviertan en realidades, Telefónica se apoyará tanto en su experiencia y conocimiento en el tratamiento y despliegue de redes como en su amplia red de fibra óptica, la mayor de Europa y una palanca crucial para el desarrollo completo del 5G. “Nuestra red siempre ha sido un activo diferencial. Por ella transcurre la vida de las personas y ha demostrado una fortaleza inigualable cuando más se la ha necesitado. España ya lidera las infraestructuras digitales de Europa, con la red más extensa de fibra óptica, y no ha sido por casualidad, sino por decisión y por inversión. Ahora vamos a trasladar esa historia de éxito al 5G, con el despliegue más ambicioso de la UE”, resalta el presidente de Telefónica.

Para ello, la operadora trabaja actualmente con las últimas generaciones de radio que permiten el doble uso 4G y 5G con el objetivo de llevar el 5G desde el primer momento al máximo de población y llegar al 75% anunciado antes de que finalice el año. En esta primera fase se lanza la red 5G gracias a una tecnología que combina el despliegue 5G NSA (Non Stand Alone) y DSS (Dynamic Spectrum Sharing) para desplegar inmediatamente después la red 5G SA (Stand Alone), el 5G más potente, cuando la tecnología esté plenamente disponible después de la estandarización. Asimismo, este despliegue inicial está haciendo us

o de los emplazamientos e infraestructuras actuales y, a medio y largo plazo, se irá complementando con nuevas estaciones base y ‘small cells’, según la capacidad o cobertura lo requieran.

Si la fibra óptica ya es Telefónica, el 5G también es Telefónica. Llega la era del milisegundo, los tiempos de la hiperconectividad ya están aquí. Los trae el 5G de Telefónica. ¡Bienvenidos!