De Verín al Amazonas: así se neutraliza la huella de carbono de un manantial

Dentro de su Proyecto Origen hacia la sostenibilidad, Cabreiroá alcanza en 2021 el nivel cero en emisiones de gases de efecto invernadero. El objetivo es que el pulmón del planeta siga siendo el gran antídoto del carbono

El origen y la composición única del manantial, descubierto en el siglo XIX, aportan al agua minerales que necesitamos.
El origen y la composición única del manantial, descubierto en el siglo XIX, aportan al agua minerales que necesitamos.

Desde que el mundo es mundo el agua brota por cortesía del suelo y sin dejar huella de carbono. Sin embargo, su explotación y comercialización, como cualquier otra actividad industrial, sí genera emisiones de gases a la atmósfera. Por pequeñas que sean contribuyen al calentamiento global y son necesarios planes de neutralización de carbono.

Consciente de la necesidad de minimizar su impacto en el planeta, el sector de las aguas minerales atraviesa una revolución hacia un modelo de gestión sostenible. Actualmente, más del 90% de la producción de aguas minerales se gestiona bajo la norma ISO 14001 de Gestión Medioambiental, según la II Memoria de Sostenibilidad de Aguas Minerales publicada el pasado año por la Asociación de Aguas Minerales de España (ANEABE). “Se trata de un estándar internacionalmente aceptado que indica cómo establecer un sistema de gestión medioambiental efectivo. Está diseñado para ayudar a las organizaciones a encontrar un equilibrio entre su éxito en el mercado y sus compromisos medioambientales”, explica Emiliano Barelli, director Industrial de Aguas y Sostenibilidad Medioambiental de Hijos de Rivera, empresa propietaria del manantial de Cabreiroá (Verín, Orense).

Objetivo: cero emisiones

Hacer que las cuentas del manantial cuadren y, a la vez, avanzar hacia un modelo de negocio que no arrase el futuro de las generaciones venideras, requiere planes específicos con un objetivo que no permite medias tintas: alcanzar la neutralización de carbono. O lo que es lo mismo, llegar a un nivel cero de emisiones.

En el recinto del Balneario de Cabreiroá se encuentran el manantial y las instalaciones de la embotelladora.
En el recinto del Balneario de Cabreiroá se encuentran el manantial y las instalaciones de la embotelladora.

Tras años de esfuerzo, el manantial de Cabreiroá alcanzaba este 2021 la neutralidad en carbono en todas sus instalaciones. Es uno de los logros del Proyecto Origen, un ambicioso programa con el que esta empresa gallega se encamina hacia la sostenibilidad. “Llevamos años trabajando para ser carbono neutral. Primero calculando nuestras emisiones y después poniendo en marcha proyectos de eficiencia para minimizarlas. Finalmente, compensamos lo poco que no se puede eliminar a través de un proyecto muy importante de reforestación en Brasil”, explica Barelli.

Tres años para detener el contador

Poner el contador de carbono a cero sin parar las instalaciones ni volver a época preindustrial no se consigue de un día para otro. “Empezamos a medir la huella de carbono completa de Aguas de Cabreiroá y de las otras empresas del Grupo Hijos de Rivera SAU en 2018”, señala Álvaro García de Quevedo, director del Negocio de Aguas.

Con las cuentas sobre la mesa, lo siguiente para la neutralización de carbono era trazar un plan para detectar en qué procesos se podía meter tijera a las emisiones. La fase más obvia era mudarse hacia fuentes de energía 100% renovables, incluyendo la autogeneración de energía eléctrica solar. Lo siguiente era revisar toda la cadena de producción para hacerla más eficientes. “Se ha reducido el peso de los envases generando eficiencias en logística y se ha realizado una inversión continuada en renovación de máquinas para trabajar con estos envases de pesos más ajustados. Además, se han optimizado las instalaciones de aire comprimido y los equipos de soplado, se ha reducido el uso de agua industrial y se ha cambiado a equipos de iluminación de bajo consumo eléctrico”, enumera Emiliano Barelli.

Cabreiroá se unió en 2020 a The Envira Amazonia Forest, un proyecto común para el grupo Hijos de Rivera que trabaja por la conservación forestal de la Amazonía evitando que los bosques se transformen en pastizales

La adquisición de nuevas líneas de llenado para embalajes circulares y sostenibles y la implementación mejoras en la maquinaria, reduciendo las mermas completan el paquete de medidas encaminadas a hacer el manantial más sostenible.

Un proyecto en el Amazonas

Pero ni con toda la tecnología disponible en la actualidad es posible neutralizar la totalidad emisiones de gases de efecto invernadero. La estrategia pasa por compensarlas, es decir, participar en proyectos de reforestación capaces de asumir una cantidad de carbono igual a la generada. Cada empresa puede elegir libremente en qué proyecto se involucra.

Por su simbolismo a escala planetaria como pulmón de la Tierra, el manantial de Cabreiroá se unió en 2020 a The Envira Amazonia Forest. Se trata de un proyecto común para el grupo Hijos de Rivera que trabaja por la conservación forestal de la Amazonía evitando que los bosques se transformen en pastizales. Para García de Quevedo “con esta estrategia se refuerza la apuesta por un territorio estratégico en la internacionalización de la compañía”. Dos son las claves de esta iniciativa: evitar la degradación ambiental y la deforestación y preservar la biodiversidad implicando a las comunidades locales.

Un siglo viajando hacia la sostenibilidad

En el siglo XIX el manantial de Cabreiroá era un lugar de peregrinaje por las bondades del agua que brotaba de la tierra. Su fama fue de boca en boca hasta que en 1906 el Nobel de Medicina, Santiago Ramón y Cajal, la declara minero-medicinal y comienza su actividad como balneario y envasado de agua. “Ya entonces en el manantial se tenía muy presente lo que hoy conocemos como sostenibilidad, el respeto por la naturaleza y por su recurso natural”, apunta García de Quevedo.

Vista panorámica de la comarca de Verín, donde brota el manantial de Cabreiroá, en la provincia de Ourense.
Vista panorámica de la comarca de Verín, donde brota el manantial de Cabreiroá, en la provincia de Ourense.

A lo largo del último siglo ese principio se ha mantenido intacto en el manantial. Y no ha sido fácil. “El principal escollo para lograr mayores estándares sostenibles está en la tecnología. Los saltos a la hora de reducir la huella de carbono en nuestro caso vienen de la mano de innovaciones en materiales de embalaje, nuevas líneas de envase y la cogeneración de energía”. Desde Verín miran al futuro convencidos de que en un tiempo no tan lejano se extraiga y envase agua sin dejar huella de carbono. Mientras tanto ponen su grano de arena para que la Amazonía siga siendo el gran regulador del carbono del planeta.

Archivado En: