¿Sabes lo que es el ‘reskilling’? Tu futuro profesional depende de ello

El reciclaje ligado a la digitalización potencia la empleabilidad de los profesionales en activo y ofrece una segunda oportunidad a los que buscan reengancharse al mercado laboral

La digitalización está impactando en todos los sectores de la economía. Hoy, el cultivo de tomates o la crianza de vacas requiere, además de la sabiduría acumulada a lo largo de siglos, de conocimientos informáticos para manejar la compleja maquinaria que hace que los productos lleguen hasta la balda del supermercado. También la geriatría, como consecuencia de la entrada de los dispositivos de acompañamiento y monitorización, requiere de este tipo de destrezas. Esto hace que cada vez más se necesiten expertos que sepan desenvolverse con soltura y ofrecer soluciones en un entorno virtual. La economía precisa de digital workers (obreros digitales en español), “especialmente ahora que la pandemia ha acelerado los procesos de transformación digital”, señala Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de la compañía de recursos humanos Randstad.

“Es una tendencia que nació en Sillicon Valley para denominar a todos los empleados del mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como las profesiones puramente digitales provenientes de las startups, del marketing, del comercio electrónico, del big data, del mundo de la creación de contenidos… todas necesitan digital workers”, explica Juanjo Amorín, fundador de Edix, Instituto de Expertos Digitales de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Convertirse en un digital worker potencia la empleabilidad de los profesionales en activo y ofrece una segunda oportunidad a todos los que buscan reengancharse al mercado laboral. Además, está al alcance de cualquiera. No importa la edad ni la formación previa. Lo puede hacer un recién salido de la universidad, un profesional de entre 30 y 50 años o un parado de larga duración que supera la cincuentena. Solo hace falta pasar por un proceso de reskilling o reciclaje.

En España el paro juvenil supera el 40%, mientras que en la Unión Europea la media es del 17%. “Tenemos casi a la mitad de nuestra población joven parada. Es un drama para un país. Para ellos el reskilling es una salida”, argumenta. Amorín lo ejemplifica con un recién graduado de Psicología que decide realizar un curso en Digital Talent. “Se sabe que se están buscando profesionales que sepan descubrir al talento digital”, explica.

Lo primero que debe hacer un profesional para enfrentarse a la búsqueda de trabajo es conocer bien qué demanda su sector en el ámbito digital. "Un periodista, por ejemplo, de las generaciones X y millennial [entre 30 y 50 años] se encuentra ante una profesión con un paro elevadísimo en la que hay mucha gente trabajando con salarios muy bajos.

Una buena salida puede ser la de reciclarse como creador de digital content, “un puesto muy demandado por las compañías que necesitan producir contenidos porque se han convertido, a través de las redes sociales, en comunicadores con técnicas parecidas a las de los periódicos o la televisión”, argumenta. La situación actual, con las restricciones, afecta radicalmente a los empleados del sector turístico y hostelero. “La pandemia va a cambiar estructuralmente su profesión. Ahora que muchos están aún bajo el régimen de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) es un buen momento para reciclarse”, admite.

“La idea es coger los fundamentos de tus capacitaciones y hacer un reskilling para adaptarlas al mercado digital”, asegura el experto. Los parados de más de 50 años, uno de los colectivos con mayores dificultades para encontrar trabajo, pueden multiplicar sus posibilidades de reengancharse al mercado reciclando sus habilidades.

Juanjo Amorín habla de cómo un exempleado de banca puede utilizar su destreza para trabajar con números y datos para adaptarse a la economía digital. “Hay muchas carreras asociadas al big data y la inteligencia artificial con salidas”, puntualiza el fundador de Edix, donde ofrecen estos cursos, o carreras como prefiere denominarlas. “Vienen personas que buscan un reciclaje rápido e intenso para ser competitivos en el mercado laboral a través de una hiperespecialización”, defiende. Solo así, cree, se podrán formar los profesionales necesarios para afrontar el cambio hacia una economía digital.

Los sectores más demandados

Entre las profesiones puramente digitales, existen varias que copan las ofertas de las empresas, de acuerdo con Juanjo Amorín, fundador de Edix.

Marketing digital

“Todo lo que tenga que ver con esto arrasa en el mercado”, apunta Amorín. Las carreras de experto en redes sociales y posicionamiento web siguen siendo altamente demandadas, igual que las de experto en CRO (conversion rate optimization, optimización de la ratio de conversión, en castellano) cuya labor consiste en que los visitantes de una página web se registren o se conviertan en clientes. La más demandada, de acuerdo con Amorín es la de growth marketing, una profesión cuyo objetivo es hacer crecer una empresa en Internet y que requiere conocimientos en técnicas de mercadotecnia, redes sociales y analítica web, entre otras.

Comercio electrónico

Desde el confinamiento y las restricciones de movilidad por los rebrotes consecuencia de la covid-19, los comerciantes han identificado en Internet una salida a sus productos. “Muchos negocios valoran la necesidad de tener un canal de venta en línea”, comenta el experto. En Edix cuentan con un radar de empleabilidad que a mediados de octubre detectó 900 vacantes en este ámbito. “Tenemos muchos alumnos que son dueños de negocios y deciden formarse en e-commerce para digitalizarse”, añade.

Creación de contenidos

Internet se nutre de contenidos y las marcas quieren tener los suyos para ganar notoriedad. Por eso se demandan expertos que conozcan cómo elaborar textos, imágenes, vídeos y todo tipo de publicaciones atractivas para los usuarios. “Los youtubers y los influencers son un ejemplo de lo que las firmas demandan para transmitir sus mensajes”.

Más información