¿Cuántos envases reciclas al año?

Por quinto año consecutivo, la recogida de envases plásticos, metálicos y ‘briks’ vuelve a batir su propio récord: cada ciudadano aportó 17,1 kilos de media, un 9,1% más que en 2018

etorres69 / iStockphoto

En lo últimos años, el reciclaje en los hogares españoles ha estado asociado con el amarillo. El mismo color del contenedor donde, cada noche, se turnan en las casas para tirar los envases plásticos, metálicos y briks. El hábito parece haber arraigado en la sociedad y cada año ha batido su propio récord. En 2019, por ejemplo, cada español depositó de media 17,1 kilos en estos contenedores (un 9,1% más que el año anterior), según datos de Ecoembes, la organización que gestiona el reciclaje de estos residuos. En el cubo azul, destinado al reciclaje de papel y cartón, los españoles dejaron una media de 19,4 kilos de estos materiales, un 7,1% más que hace un año. Si se suman los residuos de estos dos contenedores, el crecimiento anual ha sido de un 8,1%, una tendencia que lleva un lustro sin parar de subir. "Los datos de 2019 son el reflejo de lo que venimos experimentando con fuerza los últimos cinco años. Lejos de estancarse, el compromiso social con el reciclaje de envases sigue creciendo”, resume Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

Esta buena marcha está inseparablemente unida a la concienciación en cada hogar: "Ya somos más de 37 millones de recicladores, cuatro millones más que hace solo cinco años”, señala Martín. Las 1,5 millones de toneladas de basura recicladas en 2019 evitaron la emisión de 1,6 millones de toneladas de CO2 y ahorraron 29,7 millones de metros cúbicos de agua, según estimaciones de Ecoembes.

Como cada año, Madrid, Navarra, Cataluña, las Islas Baleares y País Vasco son las zonas en las que más se recicla por habitante en términos generales, posiblemente por estar entre las primeras comunidades autónomas que instalaron la recogida selectiva. Por tipo de material, los ciudadanos de las Islas Baleares encabezan la clasificación de lo que se recicla en el contenedor amarillo (27,1 kilos de media) y los de Navarra, la del contenedor azul (42,4 kilos por habitante).

Por otro lado, otras autonomías que separan menos envases por persona son, sin embargo, las que más han crecido este año. Por ejemplo, en los envases del contenedor amarillo, Comunidad Valenciana y Murcia lideran ese crecimiento (con un 15,7% y un 15,1% más que en 2018 respectivamente). En la recogida de papel y cartón, estas dos comunidades vuelven a estar en los primeros puestos, en el tercero y segundo respectivamente, con un crecimiento del 10,8% y del 13,4%, ambas por debajo de Madrid, que aumentó la recogida de este material un 13,8%.

La recogida de estos materiales la llevan a cabo 8.131 ayuntamientos españoles -financiada por el Punto Verde, el canon que pagan las empresas por la gestión de sus envases-, por lo que su papel, apunta la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), es prioritario. “Somos los ayuntamientos los que realizamos la recogida en el país. Las entidades locales son un elemento esencial para el reciclaje de los residuos urbanos", afirma Carlos Daniel Casares, secretario general de la FEMP.

A Casares no le cabe la menor duda de que el hábito del reciclaje ha calado hondo en la sociedad, cada vez más comprometida con el medio ambiente y la salud. No obstante, indica, sigue habiendo retos pendientes. “Debemos realizar un importante trabajo de prevención en la generación de residuos, en la separación de estos en los hogares y en los hábitos de consumo hacía modelos inspirados en la economía circular”, comenta. Tras retirar los residuos de los 659.628 puntos de reciclaje existentes en España (20.689 más que el año pasado), los ayuntamientos trasladan los envases a las 96 plantas de selección distribuidas por todo el país, donde se clasifican los distintos materiales para, luego, reconvertirse en nuevas materias primas en las 422 empresas recicladoras homologadas que hay en España.

Con el objetivo de optimizar la frecuencia de la recogida de los contenedores, muchos municipios están fomentando la incorporación de las nuevas tecnologías para mejorar la logística en la retirada de residuos. “Muchos ayuntamientos tienen monitorizados sus contenedores, que pasan a ser recogidos cuando alcanzan el nivel de llenado óptimo. Este desarrollo tecnológico se incrementará mucho más en los próximos años y, por lo tanto, no será necesario incrementar la frecuencia de la recogida en los casos”, relata el secretario general.

En esta misma línea, Ecoembes trabaja en su laboratorio de TheCircularLab para descubrir nuevas formas de economía circular enfocadas al reciclaje. Un ejemplo es el proyecto SmartWaste, una plataforma abierta para las administraciones (ya la utilizan comunidades autónomas como La Rioja) que permite, entre otras cosas, hacer análisis a través de datos socioeconómicos de determinados barrios con el objetivo de mejorar el reciclaje y cubrir de la manera más eficiente posible la recogida.

Lo más visto en...

Top 50