Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manifestación contra los recortes en la enseñanza

  • Las hermanas  Marta  e  Inés . Estudiante y profesora en paro. Participan en la manifestación con varias ideas claras. "No queremos que nuestros padres paguen por la educación", dice Inés, la pequeña, que cursa 3º de ESO en un centro público. Llevan pancartas y textos escritos en la piel. "Yo voy a la pública", se lee en el cuello de la estudiante. A ambas les preocupa su futuro en las aulas. Marta, de 14 años, cree que "se va a privatizar la educación en Madrid". "Yo no quiero que mis padres paguen por mis estudios". Su hermana mayor, Inés (24 años), es una maestra en paro. Espera la próxima convocatoria de oposiciones sin mucha esperanza. Hay 20.478 solicitudes para 489 plazas. Aún no se ha hecho pública la fecha de la convocatoria. A Inés le quedan cuatro meses de paro. "Si no encuentro trabajo, volveré a vivir con mis padres".
    1Las hermanas Marta e Inés. Estudiante y profesora en paro. Participan en la manifestación con varias ideas claras. "No queremos que nuestros padres paguen por la educación", dice Inés, la pequeña, que cursa 3º de ESO en un centro público. Llevan pancartas y textos escritos en la piel. "Yo voy a la pública", se lee en el cuello de la estudiante. A ambas les preocupa su futuro en las aulas. Marta, de 14 años, cree que "se va a privatizar la educación en Madrid". "Yo no quiero que mis padres paguen por mis estudios". Su hermana mayor, Inés (24 años), es una maestra en paro. Espera la próxima convocatoria de oposiciones sin mucha esperanza. Hay 20.478 solicitudes para 489 plazas. Aún no se ha hecho pública la fecha de la convocatoria. A Inés le quedan cuatro meses de paro. "Si no encuentro trabajo, volveré a vivir con mis padres". ÁLVARO GARCÍA
  •  Raúl González García  (45 años) es director del instituto Ana María Matute, en Velilla de San Antonio, desde hace cinco años. Protesta porque las nuevas instrucciones de inicio de curso se aprobaron sin consenso. "Ha habido una gran falta de sensibilidad, no nos han consultado ni a los directores ni a los centros", asegura González. Su centro ha perdido cinco profesores este curso con el aumento de 18 a 20 horas lectivas y el ajuste de plantillas. Denuncia la "confusión" que han vivido para cuadrar los horarios por el cambio de criterio en las tutorías, que Educación quiso eliminar en julio. "Cada centro lo ha aplicado a su manera". Pide un esfuerzo a los políticos: "Los dos grandes partidos acordaron en 15 días una reforma de la Constitución y llevan toda la democracia sin ponerse de acuerdo para una buena ley educativa.
    2Raúl González García (45 años) es director del instituto Ana María Matute, en Velilla de San Antonio, desde hace cinco años. Protesta porque las nuevas instrucciones de inicio de curso se aprobaron sin consenso. "Ha habido una gran falta de sensibilidad, no nos han consultado ni a los directores ni a los centros", asegura González. Su centro ha perdido cinco profesores este curso con el aumento de 18 a 20 horas lectivas y el ajuste de plantillas. Denuncia la "confusión" que han vivido para cuadrar los horarios por el cambio de criterio en las tutorías, que Educación quiso eliminar en julio. "Cada centro lo ha aplicado a su manera". Pide un esfuerzo a los políticos: "Los dos grandes partidos acordaron en 15 días una reforma de la Constitución y llevan toda la democracia sin ponerse de acuerdo para una buena ley educativa. ÁLVARO GARCÍA
  •  José Manuel de la Sierra  (17 años) estudia en un instituto del centro. "He venido a manifestarme porque me parece injusto que los profesores no puedan dar una enseñanza de calidad", explica en mitad de la marcha. "Merecemos una educación mejor", reflexiona. De la Sierra encabezó ayer con otros estudiantes la cabecera de la manifestación en Neptuno.
    3José Manuel de la Sierra (17 años) estudia en un instituto del centro. "He venido a manifestarme porque me parece injusto que los profesores no puedan dar una enseñanza de calidad", explica en mitad de la marcha. "Merecemos una educación mejor", reflexiona. De la Sierra encabezó ayer con otros estudiantes la cabecera de la manifestación en Neptuno. ÁLVARO GARCÍA
  •  José Manuel Plaza  "(31 años) lleva tres años de interinaje en la enseñanza pública. Este año se ha quedado sin plaza. Hace cuentas mientras sujeta la pancarta. "Vivía fuera de casa con otra compañera, ahora no puedo pagar ni Internet. Tendré que volver a casa de mis padres", se lamenta entre el gentío. "Lo único que nos queda es la pelea".
    4José Manuel Plaza "(31 años) lleva tres años de interinaje en la enseñanza pública. Este año se ha quedado sin plaza. Hace cuentas mientras sujeta la pancarta. "Vivía fuera de casa con otra compañera, ahora no puedo pagar ni Internet. Tendré que volver a casa de mis padres", se lamenta entre el gentío. "Lo único que nos queda es la pelea". ÁLVARO GARCÍA
  •  Almudena Santos y Paloma Rodríguez  tienen a sus hijos estudiando secundaria. "Nos preocupa el desánimo de los profesores, no se valora el trabajo que hacen", dice Santos. "Todos trabajan fuera del horario escolar y hacen grandes esfuerzos por nuestros chicos", apostilla. Sus hijos mayores estudian 2º de Bachillerato este curso. Les preocupa que se enfrenten a Selectividad "compitiendo con alumnos sin recortes de la concertada y la privada". Ambas apoyan las huelgas. "A corto plazo mis hijos se verán afectados, pero a largo plazo es por su bien", resume Rodríguez.
    5Almudena Santos y Paloma Rodríguez tienen a sus hijos estudiando secundaria. "Nos preocupa el desánimo de los profesores, no se valora el trabajo que hacen", dice Santos. "Todos trabajan fuera del horario escolar y hacen grandes esfuerzos por nuestros chicos", apostilla. Sus hijos mayores estudian 2º de Bachillerato este curso. Les preocupa que se enfrenten a Selectividad "compitiendo con alumnos sin recortes de la concertada y la privada". Ambas apoyan las huelgas. "A corto plazo mis hijos se verán afectados, pero a largo plazo es por su bien", resume Rodríguez. ÁLVARO GARCÍA