Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blancos de la magia negra

  • Muchos albinos acaban refugiados en lugares secretos ante lo inminente de su ejecución. Estos niños están acogidos en las escuelas Buhangiya, en Shinyanga, al norte de Tanzania.
    1Muchos albinos acaban refugiados en lugares secretos ante lo inminente de su ejecución. Estos niños están acogidos en las escuelas Buhangiya, en Shinyanga, al norte de Tanzania. HERNÁN ZIN
  • Se han documentado 60 asesinatos, pero se cree que han sido centenares.
    2Se han documentado 60 asesinatos, pero se cree que han sido centenares. HERNÁN ZIN
  • Bibiana Mbhusi, de 13 años, a la que cortaron una pierna y dos dedos. Dos hachazos cruzan su pierna izquierda, que también intentaron amputársela.
    3Bibiana Mbhusi, de 13 años, a la que cortaron una pierna y dos dedos. Dos hachazos cruzan su pierna izquierda, que también intentaron amputársela. HERNÁN ZIN
  • Muchas tumbas son profanadas para robar los huesos. Mabula Fimbo ha enterrado a su nieta Mariam bajo su propia cama. La mataron con cinco años, sus asesinos bebieron su sangre. Vivir en las penumbras y la miseria es a menudo la única salida.
    4Muchas tumbas son profanadas para robar los huesos. Mabula Fimbo ha enterrado a su nieta Mariam bajo su propia cama. La mataron con cinco años, sus asesinos bebieron su sangre. Vivir en las penumbras y la miseria es a menudo la única salida. HERNÁN ZIN
  • Para muchos son gafes, hijos del demonio o el subproducto de un adulterio.
    5Para muchos son gafes, hijos del demonio o el subproducto de un adulterio. HERNÁN ZIN
  • La superstición llega a tales niveles, que hay piernas de albinos que acaban como detectores de metales en las minas de oro.
    6La superstición llega a tales niveles, que hay piernas de albinos que acaban como detectores de metales en las minas de oro. HERNÁN ZIN
  • A Kabula Nkalango, de 14 años, le cortaron el brazo derecho a machetazos. Lleva un año acogida y protegida en una escuela especial. Pero la tristeza no se le acaba de borrar de su mirada. "Eran tres. Entraron en la choza y empezaron a golpearnos a todos...".
    7A Kabula Nkalango, de 14 años, le cortaron el brazo derecho a machetazos. Lleva un año acogida y protegida en una escuela especial. Pero la tristeza no se le acaba de borrar de su mirada. "Eran tres. Entraron en la choza y empezaron a golpearnos a todos...". HERNÁN ZIN