Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La participación cae casi seis puntos respecto al 28-A

La movilización desciende al 69,9%, un nivel similar al de la repetición electoral de 2016

Participación definitiva por provincias

Pulse sobre el mapa para ver los datos

La participación cae casi seis puntos respecto al 28-A

Cerradas las urnas a las ocho de la tarde de este domingo, los temores de la izquierda se han cumplido finalmente. Aunque el bloque de fuerzas progresistas ganó al de derechas, el primero se resintió en las elecciones generales de esta 10 de noviembre en medio de una caída de la participación, que retrocedió en todas las comunidades autónomas en comparación con la registrada en los anteriores comicios, celebrados hace apenas seis meses. Según los datos publicados por el Ministerio del Interior, solo el 69,9% de los electores acudió este 10-N a depositar su papeleta, casi seis puntos menos que el pasado 28 de abril, cuando el porcentaje alcanzado fue del 75,75% de los votantes. Estas cifras son al 99% de escrutinio y sin incluir todavía el voto de los residentes en el extranjero —que tradicionalmente reduce el dato final, hasta el 71,7% en el caso, por ejemplo, de las elecciones del 28 de abril—.

Evolución de la participación

Los miedos a la desmovilización habían sobrevolado toda la campaña. De hecho, el aparato del PSOE arrancó la carrera hacia las urnas muy preocupado por la abstención y los dos principales sindicatos del país (CC OO y UGT) llamaron a una "gran participación" para conseguir "un Parlamento progresista". Aunque Ciudadanos, en caída libre en las encuestas, fue la fuerza que más exteriorizó el miedo a que su votante se quedase en casa. "Si los del centro no votan, los extremos ganan", dijo Albert Rivera, que ha visto cumplidas este domingo sus peores expectativas.

La jornada ha arrancado, desde el primer momento, con un descenso de la participación. A las dos de la tarde esta había retrocedido ya 3,5 puntos. A las seis, casi cuatro. Y a las ocho se ha disparado hasta casi los seis. Pese a ello, la izquierda se había mostrado satisfecha minutos antes de conocerse el recuento. Podemos valoraba positivamente que la cifra fuese mejor que la de 2016, cuando se repitieron los comicios tras la renuncia de Mariano Rajoy a formar Gobierno al perder su mayoría absoluta en el Congreso. Y, por su parte, la vicepresidenta Carmen Calvo (PSOE) también consideraba "alentador" el dato del 10-N.

Variación de la participación al 99% escrutado

Pulse sobre el mapa para ver los datos

La participación cae casi seis puntos respecto al 28-A

Pero, finalmente, esas esperanzas han caído en saco roto y la movilización del 10-N se ha movido en niveles similares a las de las citadas elecciones de 2016, cuando un 69,8% de los votantes acudió a las urnas. Este porcentaje se mantiene así por debajo de los registrados en 2015 (73,2%), 2011 (71,7%) y 2008 (75,3%).

A falta ahora de los primeros estudios que analicen qué elementos afectaron a la movilización durante el 10-N, el equipo de politólogos y sociólogos Piedra de Papel, en su obra Aragón es nuestro Ohio, ya indican que uno de los "factores que influyen en la decisión de los votantes de acudir o no a las urnas es la percepción de que sean elecciones de cambio o continuidad". "Si se perciben como unas elecciones de cambio, se incentiva la movilización", apostilla el libro. Y eso depende de cada uno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información