Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recuento final del 26-M altera el resultado en Navarra, Cantabria y Castilla y León

Los errores en estas comunidades se han debido a fallos humanos en la confección de las actas

El juez Javier Muñiz Tejerina explica los resultados del recuento oficial realizado en León. Ampliar foto
El juez Javier Muñiz Tejerina explica los resultados del recuento oficial realizado en León. EFE

El recuento definitivo y la subsanación de errores en el traslado de datos de las elecciones autonómicas y municipales del 26-M han producido otros tres cambios, esta vez en la composición inicial de los Parlamentos de Cantabria, Navarra y Castilla y León. Los errores en estas comunidades se han debido a fallos humanos en la confección de las actas, y no a los problemas de la empresa informática contratada para el volcado de los datos, como ha sucedido en numerosos municipios.

En Cantabria, el presidente, Miguel Ángel Revilla, vio este jueves cómo se ensombrecía levemente el histórico resultado obtenido el domingo. El recuento inicial otorgaba al Partido Regionalista —formación que Revilla fundó y lidera desde hace más de cuatro décadas— 15 diputados de los 35 asientos de la Asamblea. Por primera vez, Revilla ganaba las elecciones autonómicas y —lo que supone casi una proeza mayor— su partido era el más votado en Santander capital, un feudo del PP.

La revisión de las 823 mesas electorales y casi 328.000 votos de toda Cantabria, solicitada precisamente por el PRC, hizo perder un diputado a Revilla —se queda con 14— en favor del PSOE, que pasa de los seis diputados iniciales a siete. Los socialistas, con los que Revilla ha gobernado en coalición en tres de las últimas cuatro legislaturas, permanecen como tercera fuerza en la Asamblea, donde tenían hasta ahora cinco representantes.

El trasvase de este diputado se produjo casi al final de la revisión de las actas, que comenzó en la tarde del miércoles. La Junta Electoral detectó casi un centenar de votos al PSOE en una mesa electoral de Torrelavega que no estaban recogidos en el acta de mesa y descontó más de 200 votos atribuidos al PRC en el escrutinio inicial en Selaya, que no aparecían en la documentación elaborada por la mesa, informa Efe. Los errores en el cómputo se debieron a fallos humanos.

La nueva composición del Parlamento tras la revisión, que culminó sobre la una de la tarde en la Junta Electoral Provincial, tiene ciertas implicaciones políticas. Con el resultado inicial, ahora anulado, el PRC de Revilla tenía dos opciones posibles para formar Gobierno y se hallaba en una posición de aún mayor de fuerza para negociar. Por un lado, la suma de sus 15 diputados iniciales con los tres que suma Ciudadanos, encabezados por Félix Álvarez Felisuco, le hubiera permitido obtener la mayoría absoluta, que se sitúa en 18 escaños. La otra opción era volver a intentar repetir coalición con el PSOE.

La pérdida del asiento 15 reduce las posibilidades reales de pacto de Revilla a una nueva alianza con el PSOE, encabezado en estos comicios por Pablo Zuloaga, exdelegado del Gobierno en Cantabria, que ahora tendrá alguna baza más para negociar. “Está claro que no es lo mismo el escenario de 15-6 que 14-7”, manifestó Noelia Cobo, secretaria de Organización de los socialistas cántabros.

En Navarra, el recuento definitivo hizo el miércoles subir a la coalición Navarra Suma —integrada por UPN, Ciudadanos y PP— de 19 a 20 escaños en el Parlamento foral, formado por 50 asientos. Las formaciones de derecha ganan un parlamentario en detrimento de EH Bildu, que pasa de ocho a siete diputados.

Estos números no suponen sin embargo un gran cambio en la correlación de fuerzas del Parlamento foral, ya que Navarra Suma ocupará 20 escaños y 19 el cuatripartito que ha sustentado estos cuatro años al Ejecutivo navarro (Geroa Bai 9, EH Bildu 7, Podemos 2 e Izquierda-Ezkerra 1), por lo que sigue siendo el PSN con sus 11 representantes el que tiene la llave del Gobierno foral.

En Castilla y León, la revisión del escrutinio otorgó a Podemos un segundo procurador en las Cortes de Valladolid en detrimento de Ciudadanos, que pasa de 13 a 12, informa el periódico local iLeón. Este cambio, no obstante, no altera la relación de mayorías en la comunidad. En León capital la revisión eleva a 10 el número de concejales obtenidos por el PSOE, en perjuicio de Vox, que se queda con uno, aunque la situación de gobernabilidad no cambia, ya que Cs sigue siendo la llave entre los socialistas y el PP.

En Ibiza, el error se ha traducido en tres ediles más para el PSOE, que con nueve concejales gana los comicios al recuperar 993 votos que se contabilizaron por error a otras candidaturas. En el Cabildo de Fuerteventura se asignaron consejeros a partidos que no podían obtenerlos al no superar el 5 % que la ley exige para estas instituciones, pero con la revisión Ciudadanos y Gana Fuerteventura se quedan sin consejero en favor del PSOE y el PP. El nuevo recuento hace posible un gobierno tripartito en la isla, que podría arrebatar esa plaza a Coalición Canaria.

Penalización de hasta el 50% del contrato

Ó. LÓPEZ-FONSECA

El contrato para el escrutinio provisional de las elecciones municipales y europeas del 26-M incluía, por primera, una cláusula que detallaba 25 “infracciones”; en caso de incurrir en ellas, la empresa adjudicataria debe hacer frente a una penalización económica. En el caso de que sea considerada “muy grave”, la misma podría alcanzar el 50% del presupuesto del contrato, según se detalla en el expediente de adjudicación al que ha tenido acceso EL PAÍS.
La Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por SCYTL y Vector se hizo con el contrato por un precio de 8,7 millones de euros, IVA incluido. Según fuentes de Interior, en la reunión que el ministro Fernando Grande-Marlaska mantuvo el miércoles con representantes de ambas mercantiles no se habló de sanciones, pero admiten que cuando finalice todo el proceso “se valorará lo sucedido y se decidirá si se reclama una compensación económica” a
la UTE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >