Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ZONA MIXTA

Francisco Guarido: “Pactaré con Cs si lo exigen las matemáticas”

El único alcalde de IU en una capital de provincia sostiene que Iglesias quiere acabar con ellos

Dos banderas republicanas jalonan el acceso al pabellón deportivo donde Francisco Guarido (Zamora, 1958) oficiaba el pasado sábado una fiesta electoral de Izquierda Unida. Es el único alcalde de IU que gobierna en una capital de provincia. Y aspira a revalidar el cargo -se lo auguran con claridad las últimas encuestas- presumiendo de flexibilidad política -no descarta un pacto con Ciudadanos- y decencia. Se redujo el sueldo a la mitad -de 3.400 a 1.700-, entrega 300 euros al partido y le ha entregado otros 16 años a las tareas de la oposición, aunque su “verdadero” trabajo siempre ha sido el de ordenanza en un instituto zamorano.

PREGUNTA. Pablo Iglesias, cuyo padre nació aquí y militó en IU, dijo el viernes que Zamora se merece un alcalde culto y poeta. Y no hablaba de usted, sino del candidato de Podemos. ¿Le ha molestado?

RESPUESTA. No. Me parece que tiene razón. Un alcalde tiene que tener cultura y hacer las cosas con poesía, pero también tiene que tener sentido del pragmatismo y capacidad de gobernar. Izquierda Unida tiene una reputación, un respeto. Podemos, no lo sé. A nosotros se nos vota o no se nos vota, pero todo el mundo sabe lo que somos. Trabajamos.

P. ¿Quiere acabar Iglesias con Izquierda Unida?

R. Lo está intentando. Y tengo la impresión de que Izquierda Unida se deja. No se hace nada desde dentro por evitar que nos disolvamos como un azucarillo, pero hay una resistencia. Tanto de los municipios y comunidades que reivindicamos nuestras siglas como de una minoría insatisfecha con este proceso de asimilación. No tiene sentido que un partido se haya comido a otro para terminar obteniendo el mismo techo electoral al que llegó IU.

P. ¿Es Garzón entonces el cómplice necesario de Iglesias

R. Es él la dirección nacional. Legítimamente elegida en una asamblea. Ya se le veía venir... Es su derecho, pero el nuestro consiste en revertir la situación. La experiencia electoral no ha sido buena.

P. Izquierda Unida puede desaparecer.

R. Está desapareciendo.

P. ¿Sería usted entonces una especie de general Custer, resistiendo la última batalla, en el fuerte de Zamora?

R. Defendemos nuestra aldea gala no solo porque sea Zamora, sino porque queremos que sea la expresión política de una realidad local, autonómica y nacional posible, verosímil. No somos localistas. Tenemos una visión internacionalista. Ponemos farolas y asfalto, pero aspiramos a la transformación de la sociedad.

P. ¿Es usted comunista?

R. Nunca he militado en el PCE. Y no soy comunista. Me considero de extrema izquierda, creo en muchos postulados del Partido Comunista, pero me parece un error encebollarse con la ideología. Eso es como para nota. Hay que tener un sentido del pragmatismo.

P. Usted, por ejemplo, ha pactado con Ciudadanos. ¿Lo volvería a hacer?

R. Si las matemáticas me lo exigen, pactaría con Ciudadanos. Ya lo he hecho en la pasada legislatura. Hemos sacado tres años los Presupuestos después de haberlos consensuado con ellos. Hemos cedido los unos y los otros, pero ha salido beneficiado Zamora. Aquí era muy importante desalojar al PP. Llevaban 20 años gobernando.

P. ¿Y que se ha encontrado?

R. Deudas, ningún proyecto y muchos líos. Nos hemos dedicado a limpiar la casa. Ahora, si gobernamos, la dejaremos bonita.

P. ¿Se puede ser de Izquierda y moderado?

R. Soy moderado y educado, pero le aseguro que desde la moderación y la educación se pueden conseguir objetivos radicales. Nosotros hemos conseguido hasta despolitizar la Semana Santa en Zamora. Y hemos aplicado por primera vez ley de memoria histórica. Está vigente desde 2007, pero este municipio había decidido ignorarla. Lo mejor es que lo hemos hecho con una enorme aceptación de la sociedad y la opinión pública.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >